El gobierno de Obama le da luz verde a la propuesta de Arizona para eliminar a 280,000 personas del registro de Medicaid

19 de febrero de 2011

18 de febrero de 2011 — En carta que le envió el pasado 15 de febrero la Secretaria de Salud y Servicios Humanos, Kathleen Sebelius, a la gobernadora de Arizona, Jan Brewer, le anuncia su aprobación a la propuesta de la gobernadora para ahorrar $900 millones de dólares en el año fiscal 2012, mediante la eliminación del plan de Medicaid estatal a 250,000 adultos sin hijos y 30,000 padres de niños pobres (si el ingreso anual de los padres excede $10,830 dólares). Estos recortes se pueden llevar a cabo a pesar de los requerimientos de la Ley de Atención Médica Asequible, del gobierno de Obama, que establece que los estados tienen que mantener sus niveles de elegibilidad para el Medicaid hasta que la Secretaria considere que los cambios en los seguros de salud nuevos del estado ya están funcionando cabalmente; el castigo por no mantener los niveles de elegibilidad es la pérdida de la elegibilidad para recibir fondos federales que igualan los propios.

El truco aquí, radica en el hecho de que los programas existentes de Medicaid incluyen, más allá de los servicios médicos básicos mandados por el gobierno federal, "servicios opcionales" que ese estado en particular agregó en tiempos económicos mejores, con frecuencia mediante el programa federal que igualaba los fondos estatales. Mucho de los estados —aparentemente incluyendo Arizona— han solicitado obtener una renuncia de parte de la SSSH a la parte "opcional" de sus programas. Sebelius le dijo a Brewer en su carta del 15 de febrero que Arizona no necesita obtener esta renuncia, porque, como lo explicó hoy el New York Times, "la expansión del Medicaid en Arizona para cubrir a los adultos sin hijos de bajos ingresos se convirtió en ley hace una década con permiso especial del gobierno federal, conocido como una renuncia. Esa renuncia, escribe la señora Sebelius, era por tiempo limitado y expira el 30 de septiembre", y ninguna ley le exija al estado mantener esa expansión más allá de esa fecha. Aunque el Times no menciona los recortes a los padres menos indigentes, los informes en el sitio electrónico de California Healthline y el diario Washington Post indican que esos recortes se están aprobando con base en la misma teoría.

Uno tiene que preguntarse ¿por qué tanto odio de Sebelius en contra de los pobres? Además de aprobar darle cuello a los adultos sin hijos y a los niños no tan indigentes, la carta de Sebelius le recuerda alegremente a la gobernadora Brewer que en mayo ya se había aprobado una mayor eficacia para los programas de Seguro de Salud para los Niños del estado (CHIP), porque el estado ya había congelado la elegibilidad del CHIP antes de que se aprobara la ley de salud de Obama y su requerimiento de "sostenimiento del servicio". "El estado en consecuencia ha dejado de inscribir a los niños en el programa CHIP". Es decir, debido a que ya se había congelado la elegibilidad de los niños pobres, el gobierno de Obama no tiene problemas con que Arizona "mantenga" esos niveles existentes de (des) atención.