Siguen las protestas en Wisconsin, mientras que el gobernador "Gadafi" Walker amenaza a los sindicatos con despidos

5 de marzo de 2011

5 de marzo de 2011 — Mientras se extiende por todo el país el proceso de huelga de masas, continúan las protestas en el epicentro —Madison, Wisconsin— y se van a celebrar manifestaciones en el capitolio tanto el sábado como el domingo. Producto del decreto del tribunal, que los sindicatos y los legisladores estatales demócratas consideran como una victoria, los manifestantes abandonaron pacíficamente el edificio del capitolio durante la noche y regresaron todavía con mayores refuerzos el viernes. La AFL-CIO de Wisconsin está organizando manifestaciones para las 2 de la tarde del sábado y para mediodía del domingo, más otras más en diversos otros lugares del estado.

Antes de que se supiera del decreto de la corte el jueves, el acceso al capitolio estaba tan restringido que algunos legisladores sacaron sus escritorios del edificio para que sus votantes tuvieran libre acceso a ellos. El miércoles, varios miembros demócratas de la Asamblea estatal empezaron a reunirse con sus representados en la parte exterior del capitolio, bajo una manta que dice: "Demócratas de la Asamblea listos a la atención al público".

Mientras tanto, "Gadafi" Scott Walker envió notificaciones de despidos a empleados sindicalizados estatales, advirtiéndoles que sus miembros podrían ser despedidos en una fecha tan próxima como el 4 de abril, y por supuesto culpando a los sindicatos y a los demócratas en el Senado Estatal por demorar la aprobación de su proyecto de ley de "reparación presupuestal". Pero a pesar de sus amenazas de arresto y multas, los senadores estatales demócratas parecen estar tan determinados como siempre a no regresar al estado, hasta que Walker y sus compinches en el Partido Republicano cedan en sus intentos por destruir las negociaciones colectivas de los empleados estatales.

Producto de su bufonada, la tasa de aprobación pública de Walker se ha desplomado como roca. La última encuesta Rasmussen muestra que la basa de aprobación de Walker está en un 43% en Wisconsin, en tanto que un 57% desaprueba su desempeño en funciones.

En Ohio, después de que el senado estatal aprobó el miércoles el proyecto de ley SB5 —para aplastar los sindicatos— del gobernador John Kasich, la Asamblea de representantes demorará el proceso, donde el presidente de la Asamblea de representantes, el republicano William Batchelder, dice que la Asamblea de representantes sostendrá tres semanas de audiencias, para poder estudiar el proyecto de ley de una "forma extensa, deliberativa y cuidadoso". Por lo menos dos de los seis senadores republicanos que votaron en contra del SB5 advirtieron que le va a salir el tiro por la culata a Kasich por sus acciones. El senador estatal Tim Grendell dijo que "echarse encima a los bomberos y la policía es desde una perspectiva política, ilógico... Va resultar fatal para los republicanos, el anuncio que muestra al bombero sacando a un bebé en brazos de un edificio en llamas". El senador del GOP Bill Seitz dijo que votó en contra del SB5 porque llega a tanto que está seguro va a provocar un referéndum y podría ser revocado en las votaciones —que de hecho es algo que están planeando los sindicatos y otros.

Unos doscientos sindicalistas y demás protestaron el jueves cuando Kasich fue a Cleveland al discurso del informe anual del alcalde.