Los republicanos "gadafianos" de Wisconsin atentan contra la ley natural a su propio riesgo

11 de marzo de 2011

9 de marzo de 2011.- En una maniobra que desafía la ley natural, y que se va a revertir con creces en contra de sus perpetradores, los miembros republicanos del Senado estatal de Wisconsin aprobaron el miércoles la legislación del gobernador Scott Walker que despoja a los empleados públicos de sus derechos de negociación colectiva, al quitar del proyecto de ley las disposiciones financieras, lo que redujo el número de senadores que se necesitaban para hacer el quorum.

La maniobra, que semeja a las maniobras desesperadas de tiranos como Gadafi, intentando desesperadamente de aferrarse al poder en contra de la verdadera voluntad de la población, va a llevar a la autodestrucción política de Walker, sus partidarios republicanos y su aliado en la Casa Blanca, Barack Obama.

El senador Scott Fitzgerald, dirigente de la mayoría republicana de la cámara, dijo en una declaración anunciando la maniobra: "Esta noche, el Senado va a aprobar los artículos del Proyecto de Ley en el Presupuesto de Reparaciones que se puedan aprobar con los 19 miembros que realmente se han presentado y están cumpliendo con sus trabajos".

"Los senadores demócratas han tenido tres semanas para debatir este proyecto de ley y se les ofreció en repetidas oportunidades que regresaran a casa, lo que ellos rechazaron" dijo Walker en una declaración sobre la votación. "Con el fin de que el estado continúe su marcha, yo aplaudo la acción de hoy de la legislatura que se puso a la altura del statu quo y dio pasos en la dirección correcta para balancear el presupuesto y reformar el gobierno".

La maniobra provocó gritos de indignación de los que estaban afuera de la cámara, en donde los manifestantes gritaban "Que vergüenza" y "Le mentiste a Wisconsin" mientras aprobaban el proyecto de ley. Miles más empezaron a llegar al edificio y en las calles de la capital se escuchaban después de la votación los ecos de los claxon de los carros sonando.

Phil Neuenfeldt, presidente de la AFL-CIO del estado, dijo sobre la maniobra del miércoles en la noche que "muestra que Scott Walker y los republicanos han estado mintiendo durante todo este proceso".

"Ninguna de las disposiciones en donde se atacaban los derechos de los trabajadores tenía nada que ver con el presupuesto" dijo Neuenfeldt. "Al perder abrumadoramente en la corte de la opinión popular y al no haber podido romper la posición de principios de los senadores demócratas, Scott Walker y el Partido Republicano han destripado tanto la letra como el espíritu de la ley y nuestro proceso democrático para imponer el saldo de su deuda para pagarle a sus amigos adinerados".

El voto en el Senado fue de 18-1, en donde el senador estatal republicano Dale Schultz —quien anteriormente había propuesto un compromiso que ningún de los dos bandos aceptó— fue el único oponente. Afuera, el congresista estatal Peter Barca argumentó que los dirigentes republicanos violaban las leyes estatales sobre reuniones públicas al convocar a una sesión de la cámara sin hacer las notificaciones apropiadas, una maniobra que calificó de "descarado abuso de poder".

"Se acabó el juego. El fraude a la población de Wisconsin ya está bastante claro. Ahora van a intentar aprobar un proyecto de ley para quitarle sus derechos al pueblo" dijo el demócrata Barca.

Y el senador Mark Miller, dirigente de los demócratas en el Senado dijo que los republicanos "conspiraron para quitarle el gobierno al pueblo".

"En treinta minutos, 18 senadores estatales deshicieron 50 años de derechos civiles en Wisconsin" dijo Miller en una declaración condenando la votación. "Su falta de respeto por la población de Wisconsin y sus derechos es una afrenta que nunca se olvidará".