Decenas de miles de manifestantes rodean la cumbre de la Unión Europea

26 de marzo de 2011

25 de marzo de 2011 — Agora Erasmus de Bélgica, la organización fraternal de Solidarité et Progrés (Solidaridad y Progreso) de Francia, distribuyó el siguiente volante, en inglés, francés y holandés, en las manifestaciones de hoy en contra de la política de la Unión Europea (UE) que defiende el saqueo de los banqueros a costa de los niveles de vida de los europeos. Los reportes iniciales de la policía estiman que hubo decenas de miles de manifestantes, con el auspicio de la Confederación Europea de Sindicatos, para protestar en contra de la naturaleza "corporativista" del pacto que estaban discutiendo los jefes de estado europeos.

¡A congelar la especulación de los banqueros, No nuestros salarios!

Finalmente el miedo cambió de bando. Hombres y mujeres, especialmente jóvenes altamente capacitados, reducidos a una miseria total después de décadas de explotación impuesta por el FMI y el nepotismo de los déspotas locales, tomaron las calles al grito de "Pan, Libertad, Dignidad" primero en Túnez, Egipto, Argelia, Marruecos y ahora en Libia, Bahrain y hasta en Yemen y Arabia Saudita.

Pero este viento de "huelga de masas" —como lo caracteriza Rosa Luxemburgo— está soplando por todo el planeta. En Estados Unidos, después de una política permanente, global e incondicional de rescates a los bancos adoptada por el equipo Bush-Obama, estados completos, ciudades y comunidades locales débiles se ven obligados a desmantelar sus servicios públicos y proceder con despidos masivos para evitar ser sometidos a una administración severa del estado. Pero los ciudadanos estadounidenses han dicho NO! En Wisconsin, los maestros, estudiantes, bomberos, funcionarios de policía y empleados estatales se han enfrentado al gobernador déspota que quiere imponerles una ley que acaba con los derechos básicos de los sindicatos y han llevado a cabo manifestaciones en las últimas cuatro semanas, día tras días, tanto a nivel estatal como en la capital del estado Madison, en donde por segundo domingo consecutivo salieron a la calle más de 100,000 personas y hasta tomaron el edificio del Capitolio. La chispa de Wisconsin se está extendiendo ahora a todos los estados de EU especialmente a Michigan, Illinois, Ohio, Nueva Jersey, California y hasta a Las Vegas, Nevada!

En Europa, estas "finanzas desquiciadas" que exigen el "pacto por el Euro" de Merkel y Sarkozy, que le fija límites a la deuda nacional, congela los salarios, reduce los derechos sindicales, y exige flexibilidad a la fuerza de trabajo y le pone fin al ajuste salarial conforme al aumento en el costo de vida y la inflación, también está exigiendo su "libra de carne" para "salvar" al euro, que ya es un "condenado en vida".

La declaración de los sindicatos europeos, especialmente la declaración conjunta de las federaciones sindicales de Francia y Alemania del 22 de marzo están en lo correcto, hasta donde llegan, al denunciar esta "dictadura de los mercados" y exigir legítimamente un regreso a las políticas de crecimiento económico, entrenamiento de mano de obra calificada e innovaciones mediante empleos productivos e inversiones en infraestructura. "¡Pero no hay dinero, amigo!" van a responder desvergonzadamente esos financieros, mientras continúan saqueando nuestros presupuestos estatales con sus rescates!

Para escapar de esta trampa mortal, tanto el economista y estadista norteamericano Lyndon LaRouche como el candidato presidencial francés Jacques Cheminade han estado haciendo un llamado por un procedimiento de bancarrota de inmediato de todo el sistema financiero. Los funcionarios electos deben usar el mandato que recibieron para imponer por ley el retorno a una separación estricta de las actividades bancarias de la banca de depósitos de las actividades especulativas de los bancos de inversiones (la Ley Glass-Steagall). Solo mediante una reforma así, se puede convertir el crédito productivo estatal en un servicio público en beneficio del bien común y las generaciones futuras. Y los bancos en quiebra van a tener que tragarse ellos mismos las consecuencias de sus decisiones riesgosas, incluyendo su quiebra.

En esta lucha no estamos solos. La FCIC (Comisión Investigadora sobre la Crisis Financiera) de Estados Unidos en su último informe reconoce que los financieros se volvieron locos. Así que por lo tanto, ¡no le pidamos su opinión a estos últimos sobre la camisa de fuerza marca 'Glass-Steagall' que necesitan tan urgentemente!