LaRouche sobre el congresista Paul Ryan: ¿Son algunos republicanos tan estúpidos como parecen o traidores descarados?

6 de abril de 2011

2 de abril 2011 — Luego de que le informaran a Lyndon LaRouche que el congresista republicano Paul Ryan (Wisconsin), presidente de la Comisión sobre Presupuesto de la Cámara de Representantes, tenía programado aparecer en televisión el domingo en la mañana para promover recortes presupuestales en el orden de los $60 mil millones de dólares y recortes aún más drásticos para el año fiscal 2012, en colusión con el presidente Obama, LaRouche comentó con franqueza: "La única solución a la crisis actual es la restitución inmediata de la Ley Glass-Steagall, tal y como fue aprobada originalmente en 1933. Cualquier otra cosa es una tontería. Los recortes que viene proponiendo el congresista Ryan son implícitamente una traición. Destruirían en el corto plazo a Estados Unidos. Quizá republicanos como el congresista Ryan, que están promoviendo esta locura son demasiado estúpidos como para saber lo que están haciendo. En estos días el Partido Republicano no se destaca por sus talentos. A menos que sea estúpido, sus propuestas son descaradamente criminales o algo peor".

"Solo la Glass-Steagall, en su forma original, le da la capacidad a Estados Unidos de sobrevivir. Y el desplome bancario es tan profundo que va a requerir también una legislación de apoyo", agregó. "Una vez que salvemos a los bancos mercantiles, al separarlos de todos los papeles especulativos inservibles, las deudas de casino, los bancos van a estar demasiado débiles todavía como para funcionar sin la protección federal, por lo menos durante un tiempo. Vamos a tener que ofrecer protección federal, mientras se reconstruyen los bancos. Pero vamos a tener que borrar decenas de billones de dólares de obligaciones y compromisos inservibles. Esto le dejará las manos libres al gobierno federal para aportar ayuda de emergencia inmediata a los estados, en forma tal de poder salvar los servicios vitales que ahora se están destruyendo", explicó LaRouche.

LaRouche habló en términos contundentes: "Obama tiene que irse. Lo digo ahora, como lo he estado diciendo, repetidamente, desde el 11 de abril del 2009. Lo digo porque nadie más está dispuesto a decir la verdad. Cualquiera que tenga cerebro sabe que si Obama permanece en el puesto durante más tiempo, Estados Unidos va a ser destruido, permanentemente. Y a partir de ahí, se va a poner peor. Enfrentamos una crisis galáctica que requiere la convocatoria de nuestros mejores talentos científicos. A menos que hagamos algo al respecto, la raza humana pudiera estar enfrentando su extinción. Obama ha desmontado todos los programas científicos vitales que nos posibilitan atajar y resolver este problema a tiempo. Existen razones galácticas de porqué tiene que ser removido de su cargo. Quienquiera que no responda ante este desafío fundamental para la humanidad, que esté en posición de actuar, es ya sea un enemigo de la humanidad o está clínicamente loco. Bajo cualquiera de las dos circunstancias, Obama tiene que irse. La 25ava Enmienda, Sección 4, fue escrita teniendo en mente este Presidente. Muchas personas conocedoras en Washington lo saben. Pero solo yo y mis colegas estamos dispuestos a decirlo. Tómenlo o déjenlo".