Tornado mata a 116 personas en Missouri

25 de may de 2011

24 de mayo de 2011 — El gigantesco tornado del 22 de mayo que aplanó la ciudad de Joplin, Missouri, es el último indicador dramático del clima violento en Estados Unidos, que refleja las reacciones en el planeta ante una mayor actividad solar y galáctica. Aparte de lo que sucedió en Joplin —en donde el tornado gigante cobro las vidas de por lo menos 116 personas— el estado de Missouri es parte de la zona de tormentas que ha generado la Inundación de 2011, que incluye a varios estados y que ha devastado actualmente la parte central de Estados Unidos, en donde se concentra la tierra de cultivo, el transporte relacionado a la agricultura y el procesamiento de alimentos.

La tormenta supercelular de una milla de diámetro y seis millas de longitud, dejó un mar de escombros. También golpearon el norte de Minneapolis varias tormentas severas y un tornado. Un tornado mató a un hombre en la pequeña población de Reading, Kansas, en donde los daños fueron severos; el gobernador Sam Brownback declaró 16 condados en zona de desastre. Se espera que continúen las lluvias actuales. La vasta zona de tormentas se extiende desde Arkansas cubriendo todo hasta el estado de Ohio.

Estos eventos se producen a solo días del inicio de la llamada temporada anual del "Pasillo de Tornados" (entre las cordilleras Rocallosas y Apalaches) un concepto que de por sí está pasado de moda. La temporada de huracanes en el Atlántico 2011, pronosticada para el 19 de mayo por la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), se espera que sea mayor al promedio, con entre 12 y 18 tormentas ya con nombre, de las cuales de 6 a 10 podrían formar huracanes serios.

En esta situación destacan dos cosas: primero, cualesquiera que hayan sido los sistemas de control de inundaciones y la capacidad de respuesta ante emergencias que hayan existido, resultaron protecciones decisivas frente a un tumulto meteorológico. Por ejemplo, el Proyecto del Río Misisipi y Tributarios (MR&T por siglas en inglés) del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de EU, para control de inundaciones, está totalmente desplegado y funcionando.

Segundo, el Presidente Obama está majestuosamente echándolo al olvido. Su gobierno está haciendo una danza de ayuda ante desastres como siempre y expresando simpatías, cuando lo que se necesita es un cambio drástico hacia la cordura. Lo que es más, no ha cejado la amenaza de terremotos y erupciones volcánicas en el Cinturón de Fuego.

Obama hizo solo una parada de tránsito en la zona de inundaciones del Misisipi el 16 de mayo, volando en jet a Memphis, y después apresurándose a regresar a Washington para asistir a una fiesta de basquetbol. Dispuso escasamente de media hora para estar en Memphis con las víctimas de las inundaciones, los empleados de emergencia y los funcionarios; después, en un discurso, el mensaje de Obama a las víctimas del desastre fue, rásquense con sus propias uñas. Elogió las "comunidades de Memphis y todas las demás por todo el sur, que se han unido para hacerle frente a las inundaciones y ayudarse unos a otros luego de los tornados terribles".

El daño a la agricultura sigue aumentando. El mismo sistema de tormentas que originó el tornado de Joplin, también ocasionó ayer granizo, vientos y lluvias torrenciales a una enorme zona de cultivo en Missouri y Iowa. Hubo daños en las construcciones para el ganado. Zonas incluso más grandes en donde ya se había plantado va a tener que volverse a sembrar y sembrarse otra cosecha, o abandonarse, porque ya se pasó el tiempo de siembra.

En respuesta a este desastre, la especulación con materias primas agrícolas se está disparando fuera de control. Los futuros para el maíz subieron la semana pasada más de $1 por bushel (del rango de los $6.60 a $7.80), un aumento de más del 15% en una semana.

En Kansas hoy, el gobernador Brownback se está reuniendo con los funcionarios de emergencias para ver que se puede hacer. Además del daño por las tormentas de ayer, una sequía caliente ya ha arruinado aquí una gran parte de la cosecha de trigo de invierno, así como también en Texas y Oklahoma.