De cómo es que "el rescate financiero" aterrizó en la Isla Rikers

29 de may de 2011

28 de mayo de 2011 — ¿Cómo es que uno de los hombres más poderosos del mundo, Dominique Strauss-Kahn, terminó en la cárcel de la Isla Rikers, de Nueva York, como cualquier violador o ladrón común y corriente? Quizás respondas que, dado que el es ciertamente un violador y un ladrón, ahí es donde debe estar. ¡Y es cierto! Pero lo importante del asunto es que, considerar esto como un simple caso penal de algún aberrado sexual muy poderoso, sería un error absoluto.

Para entender lo que sucedió realmente en el caso del patético Strauss-Kahn, pregúntate, ¿a donde se le impidió viajar, y con qué propósito? ¿No lo sacaron abruptamente de una aerolínea que se dirigía a Francia, donde iba a asegurar los últimos detalles de un nuevo rescate financiero para el euro? Y ahora, este hombre, otrora uno de los más poderosos del mundo, se arrastra en el fango; su carrera terminó, y con ella, acabó la siguiente ronda de rescates financieros.

Lyndon LaRouche pronosticó la desintegración actual del sistema mundial en una videoconferencia por Internet el 25 de julio de 2007. Ahí, advirtió que solo el principio de la Glass-Steagall podía salvar a nuestra nación y al mundo. En ese período, LaRouche propuso soluciones como la Ley de Protección a la Banca y a los Propietarios de vivienda, que fue saboteada por la Casa Blanca de Bush y el promotor de rescates financieros, Barney Frank.

Luego, en 2009, LaRouche y sus colaboradores propusieron el restablecimiento de la Ley Glass-Steagall original de Franklin Roosevelt, por nombre. El año pasado, los senadores Cantwell y McCain presentaron una enmienda para restablecer la Ley Glass-Steagall, pero la Casa Blanca de Obama la saboteó como servicio a la reina de Inglaterra y su pandilla genocida de Londres, el Grupo Inter-Alpha de bancos. Apenas a días de que se introdujo la enmienda McCain-Cantwell, se conoció que el Despacho del Exterior británico consideraría la aprobación de la Glass-Steagall como un acto de agresión ¡contra las instituciones británicas! Por supuesto, estaban en lo cierto.

Ahora, hace unas semanas la representante Marcy Kaptur introdujo ante la Cámara de Representantes la iniciativa HR 1489, Ley de 2011 del Regreso a la Banca Prudente , la cual propone explícitamente regresar a la Glass-Steagall. Para la fecha de este escrito, el proyecto de ley tiene 11 patrocinadores en el Congreso.

Lo que los medios informativos no te han dicho sobre el asunto Strauss-Kahn, es que el último rescate intentado por Geithner, Bernanke y Obama —la contraparte del rescate fracasado que intento Strauss-Kahn— se ha cancelado efectivamente.

¿Qué quiere decir esto? Que tenemos la oportunidad de hacer realidad la Glass-Steagall, ¡ya!