Terremoto azota la comisión de terremotos

29 de may de 2011
27 de mayo de 2011.- Un juez de L`Aquila, Italia, ha entablado un proceso legal contra todos los miembros de la Comisión de Grandes Riesgos (Commissione Grandi Rischi) del gobierno Italiano por no haberle advertido a la población de la ciudad de L'Aquila sobre el peligro inminente de un terremoto de magnitud 6.3 Reichter el 6 de abril del 2009 que cobró más de 300 vidas. La comisión está compuesta por siete expertos: funcionarios del gobierno y geologos de renombre nacional. 

La comisión se reunió el 31 de marzo del 2009, una semana antes del terremoto, debido a las crecientes preocupaciones sobre la actividad sísmica en la región de Abruzzo, en el centro de Italia. Sus conclusiones fueron que era ``improbable'' que hubiera un terremoto grande pero que no se podía descartar la amenaza. Debido a esto, los expertos fueron acusados de homicido no premeditado y enfrentarán juicio el 20 de septiembre.

La decisión provocó gran cobertura en los medios informativos nacionales e internacionales, planteando el problema sobre si 1) se pueden predecir los terremotos; y 2) sobre si el caso debe tratarse en los juzgados en vez discutirse en foros científicos.

El destacado investigador sobre precursores de terremotos, profesor Pier Franceso Biagi aclaró algunas cosas al respecto. Contrario a los que alegan algunos de los acusados, como el presidente de la Sociead Nacional de Geofísica, Enzo Boschi, ``el tema de los pronósticos de terremotos no es irresoluble''. Sin embargo, el caso de L'Aquila se ha complicado por el hecho de que la opinión pública se ha polarizado en torno al caso del investigador Giampaolo Giuliani, quien usó su información sobre precursores radón al terremoto para alegar que el había pronosticado el terremoto. La emisión de radón es un precursor, pero no es suficiente para constuir una ciencia de pronósticos confiable. Se tiene que usar en correlación con otros parámetros, como las actividades electromagnéticas en la tierra, en la atmósfera, en la ionósfera. etc. Los investigadores de precursores de terremotos, como el profesor Biagi y el físico ruso Sergei Pulinets, están abogando por un enfoque de ``parámetros múltiples'' con el fin de establecer un sistema de advertencia previa creible.

Por lo tanto, ``no es posible que un solo individuo pueda aparecer en TV y en los periódicos y alegar que el ha pronosticado un terremoto. Tendríamos siempre advertencias constantes porque hay mucha gente loca por ahí. Los pronósticos los tiene que hacer una agencia del gobierno''.

En el caso de las advertencias de un solo hombre y con un solo parámetro de Giuliani, Giuliani erró hasta sobre el epicentro, habiendo señalado el pueblo de Sulmona, a 55 kilómetros al sur de L'Aquila. Si Sulmona se hubiera evacuado en base a sus advertencias,¡ se hubieran movido a L'Aquila y las bajas hubieran sido mayores! En lo que respecto a la Comisión sobre Grandes Riesgos del gobierno, si tiene una responsabilidad, insiste Biagi. La comisión se reunió el 31 de marzo por menos de una hora y dió a conocer un comunicado que decía más o menos: ``Bueno, si los terremotos no nos pronosticables, como se dice, la comisión cometió un error porque de hecho, hizo un pronóstico. Era un pronóstico de que iba a haber un terremoto, sin embargo era solo un pronóstico''.

Por el contrario, la comisión debió haber dicho, según Biagi: ``Estamos observando una fuerte secuencia sísmica en la región de el L'Aquila. Las secuencias sísmicas en Italia son bastante comunes; generalmente tienden a decrecer en intensidad y frecuencia con el tiempo. Sin embargo, algunas veces culminan en un fuerte evento ( y esta es la historia sísmica, registrada!). En este caso no estamos en capacidad de decir ahora que puede suceder, pero en cualquier caso, debe haber un estado de alerta en el area, y aquellos que quieran irse, deben de hacerlo. Se va a enviar de inmediato a los técnicos para verificar la situación en varios edificios y finalmente se van a clausurar edificios en peligro''.

El profesor Biagi estuvo el L'Aquila el 30 de marzo y dijo que de solo verla se podía condenar a clausura la Casa dello Studente. Durante el terremoto, se desplomó el edificio como castillo de naipes, matando a ocho estudiantes que estaban durmiendo ahí.