Manifestación de medio millón en Atenas.

8 de junio de 2011

7 de junio de 2011 — Unas 500,000 personas se congregaron en la Plaza Syntagma de Atenas el pasado domingo 5 del actual, en la mayor concentración hasta ahora desde que se iniciaron hace 12 días. Los manifestantes se autodenominan en griego Apogoitevmenoi tou Syntagmatos, que quiere decir "los Indignaos de Syntagma", con lo cual se hacen eco de los manfiestantes de España. Pero no solo de España, sino del auge de la huelga de masas internacional; hay pancartas que dicen "Desde la Plaza Tahrir hasta la Plaza Syntagma, ¡los apoyamos!". También el mensaje a los usureros acreedores del FMI, el Banco Central Europeo y la Unión Europea (conocidos como "la troika") el mensaje es llano: "Ustedes tienen la enfermedad, nosotros la solución: Revolución"; "No debemos, No vendemos, No pagamos".

Gente de todas las esferas sociales, jóvenes y viejos; miles de refugiados también, así como un grupo de sacerdotes ortodoxos que desafiaron la ley que les prohíbe hacerlo, asistieron a la manifestación. Un análisis de los acontecimientos que aparece en el portal electrónico www.rias.gr destaca que esta manifestación no tiene precedentes en Grecia. Nunca antes se había desarrollado una manifestación popular de esta magnitud al margen de los partidos políticos o de los sindicatos, mucho menos de manera tan espontánea y con tanta persistencia.

"El detonante que llevó a miles a las calles ha sido el reciente deterioro incuestionable en los niveles de vida y, más importante, la patente falta de perspectiva futura para mejorarlos", señala el análisis mencionado. También es importante la aparición de la bandera griega y el himno nacional entre los manifestantes, algo a lo que los griegos se habían mostrado ambivalentes en las últimas décadas, debido a la Junta militar de las décadas de 1960 y 1970. Ahora el movimiento tiene como objetivo forzar a los políticos a hacer lo que sea necesario para salvar al país e impedir que lo vendan a la Unión Europea y a los bancos.

Esa huelga de masas que se desenvuelve rápidamente puede tumbar al gobierno en cualquier momento. Al interior del propio partido de gobierno, el Pasok, está creciendo una revuelta como resultado de la presión en las calles. El primer ministro George Papandreou se reunión hoy con su gabinete y después con la dirección de su partido para presentar el acuerdo al que llegó con los representantes de la Unión Europea y los acreedores, procurando obtener su respaldo. Luego piensa llevar el acuerdo ante el parlamento el miércoles 8. , Wednesday. Por órdenes de la troika, Papandreou tratará de imponer ese acuerdo en el Parlamento sin debatir. De ninguna manera es patente que vaya a tener éxito.