Comentaristas financieros lamentan la derogación de Glass-Stegall e insuficiencia de Dodd-Frank

15 de junio de 2011

14 de junio de 2011 — John Mauldin, analista financiero conservador y coautor de Endgame: the End of the Debt Supercycle, en su último comentario en su blog, titulado "Es tiempo de ponerse furioso contra los bancos" admite el error en la derogación de la Glass-Steagall, y las insuficiencias de la dizque reforma financiera de Dodd-Frank aprobada el año pasado:"Yo, al igual que muchas otras personas estábamos totalmente a favor de la derogación de la Glass-Steagall por allá por 1998. A veces necesitamos admitir nomás que cometemos errores, y este fue uno grande... Debemos reinstituir la Glass-Steagall y separar la banca de inversiones de la banca comercial. Es cierto, yo se que afecta las ganancias y quizá haga menos competitivos a los bancos, pero realmente no me importa..."

"Dodd-Frank fue una broma. No resolvió los problemas reales, y tiene demasiadas consecuencias involuntarias. Debe hacerse pedazos y empezar de nuevo. Pero primero reinstauremos la Glass-Steagall. Por lo menos, requerimos que los bancos que quieran vender seguros por incumplimiento (CDS) separen esa división del resto de la banca y se capitalicen por separado. Los inversionistas que les compren tienen que saber que el capital total del banco no respalda los CDS. No me importa si esto reduce las ganancias. Simplemente no quiero que los riesgos y ganancias privadas se conviertan en pérdidas públicas".

El viernes, 10 de junio, el escritor financieros del Seattle Times, Jon Talton adoptó una línea similar, lamentándose de "la realidad de la no reforma bancaria". Dice: "El gran problema con la Dodd-Frank es su complejidad, precisamente el mismo rincón en donde se escondieron los fraudes y las apuestas de casino con dinero de los contribuyentes durante el 2000. La raíz del problema fue la desregulación de los 1990 que todavía sigue en su mayor parte, y los riesgos excesivos y estafas de la industria bancaria y Wall Street. No por nada el Congreso aprobó la ley Glass-Steagall en los 1930, que entre otras cosas separaba la riesgosa banca de inversiones de la banca comercial respaldada por los contribuyentes".