Algunos quieren usar la crisis de Grecia como pretexto para instalar un imperio de la Unión Europea

9 de julio de 2011

9 de julio de 2011 — Peter Graf Kielmannsegg, que pertenece a una familia con varios cientos de años de servicio militar y civil en Alemania, licenciado en ciencias políticas y profesor emérito de la Universidad de Mannnheim, tiene un ensayo en el diario Frankfurter Allgemeine Zeitung de ayer, en donde llega a la conclusión de que todos estos rescates ni le van a ayudar a los griegos ni al resto de la zona del euro, ni a Europa en su conjunto. Por lo tanto, ¿por qué los políticos están constantemente empeorando esta crisis? La conclusión de Kielmannsegg es: ciertas élites están empujando a Europa a una crisis cada vez más profunda para crear el pretexto para el establecimiento de un superestado europeo, supuestamente como la única solución a esta emergencia.

"Esta crisis, podrían estar calculando, se podría usar para forzar un gran salto hacia la integración, saltando hacia un régimen económico europeo... un salto que se tomará simplemente porque al final de cuentas, si se deja arrastrar todo lo suficientemente profundo hacia una crisis, parecería que no existiera otra salida a la crisis". Sería "nocivo", dice Kielmannsegg, si "las élites santurronas se asignan a sí mismos la misión histórica de imponer el superestado europeo sobre las cabezas de los pueblos en una especie de golpe de estado".

Y estos conspiradores están culpando a todos los escépticos del euro de ser "enemigos", según el esquema de "conmigo o contra mí" (que Carl Schmitt diseño, pero que Kielmannsegg no menciona aquí). La alternativa es una reestructuración de la zona del euro, la salida de Grecia de ésta y una reestructuración de su deuda, escribe Kielmannsegg, implicando naturalmente un retorno de Grecia a su antigua divisa, el dracma.