Es el momento de la confrontación decisiva y los banqueros lanzan sus amenazas

15 de julio de 2011

15 de julio de 2011 — Así como no se puede confiar en las "negociaciones" del gobierno de Obama con los republicanos y las supuestas tendencias de esos políticos que se han negado a hacer que se apruebe la Glass-Steagall, como la única forma de salvar a la nación, tampoco se puede confiar en los agentes bancarios británicos. Lo que cuenta son los actos. Y dado que lo que estos indeseables dicen que van a hacer no va a funcionar para parar la crisis —y son una bola de mentirosos— no se puede creer lo que dicen.

Sin embargo, en las declaraciones de los siguientes voceros de los financieros sale a relucir el intento criminal de la oligarquía financiera.

* Bill Gross, que preside el fondo más grande administrador de bonos del mundo, PIMCO, que es propiedad de Allianz Insurance y por lo tanto está vinculado al fondi europeo, tomó las páginas del Washington Post de hoy para emitir amenazas de que se tiene que elevar el techo de endeudamiento. Su conclusión lo dice todo: "Washington, No se metan con el techo de endeudamiento. Los vigilantes de divisas y bonos van a tomar la ley en sus manos y los van a hacer pagar".

* Las agencias calificadoras Standard & Poors y Moody's amenazaron con bajarle la calificación a la deuda de Estados Unidos el 13 de julio, si no se garantizaba que el gobierno de EU tenga el suficiente dinero para pagar sus cuentas para el 2 de agosto, fecha límite fijada por el Tesoro de EU en que debe otorgársele una nueva autorización para endeudarse. Estas son las agencias cuyas mentiras y trampas están documentadas repetidamente en el informe Angelides. También se dice que S&P se va a reunir con senadores como Reid y Schumer para ponerles presión.

* En el frente internacional, el Instituto Internacional de Finanzas, un cartel de los banqueros que se anuncia a sí mismo como la única asociación global de instituciones financieras, y se podría describir justamente como un frente político del Grupo Inter Alfa, ha emitido un ultimátum sobre el pago de la deuda europea a la vez que organiza reuniones para intimidar a dirigentes políticos, como la que se acaba de celebrar hoy en Roma.

Hay una forma simple de callar a estos tipos y quitarle los colmillos: instrumentar la Glass-Steagall y un sistema de crédito, ¡Ya!