Ola de calor extremo en el cinturón maicero de EU amenaza el abasto de alimentos, gracias a que Obama sigue en el puesto

20 de julio de 2011

18 de junio de 2011 (LPAC) — Entre los extremos climáticos en el continente se cuenta ahora una ola de calor extremo en el cinturón maicero de EU, durante la fase de polinización del grano, que puede reducir el rendimiento en un momento en el que las inundaciones y las sequías ya afectaron las expectativas de las cosechas a principios de la primavera. Mientras Obama siga en el cargo está garantizado que se afectará el abasto de alimentos, gracias a su apoyo a los biocombustibles, la destrucción económica general y el apoyo a la especulación con los bienes básicos y la hiperinflación, a consecuencia de los rescates financieros.

Actualmente, unos 17 estados del centro-este tienen temperaturas arriba de los 100 F (38 C), en el momento en que el maíz está echando espiguillas. Las variedades genéticamente mejoradas actuales dan una cosecha que puede tolerar el clima árido mucho mejor que en el pasado, pero las condiciones de calor, sequedad y con viento pueden interferir en la capacidad del polen de pegarse a las barbas de los elotes. Es una situación incierta, dicen los agricultores. Cuando falla la polinización, los elotes no se llenan y las mazorcas terminan con menos granos en la mazorca.

El informe Crop Progress del Departamento de Agricultura dado a conocer hoy, publica sondeos donde se muestra que las condiciones en los 18 principales estados productores siguen empeorando. El poco maíz que queda en Texas está bajo las peores condiciones de todos, con un 65% de la cosecha clasificada como de "muy pobre"a "pobre".

Es más, el abasto nacional de maíz es mucho menor que en cosechas pasadas. Usualmente, solía haber un abasto disponible de unos 50 a 60 días (en la granja, en los almacenes comerciales etc.) que cubría de una temporada de siembra a la siguiente temporada de cosecha. Pero este verano, pudiera haber tan poco que solo cubra 24 días de reservas de maíz para cubrir el lapso hasta que empiece la siguiente temporada en septiembre. El etanol sigue devorándose el maíz a tasas récord. Actualmente en Estados Unidos se está dedicando más maíz para los biocombustibles que para el alimento del ganado.

Se está rompiendo la cadena alimenticia del ganado, bajo la tensión de los altos precios, condiciones climáticas extremas y la política de Obama de no intervenir en los "mercados". En Texas se extiende por todas partes la liquidación del ganado de carne y muchos rancheros, ya mayores, están dándose totalmente por vencidos en la medida en que la situación con Obama parece perdida.

La operación de las granjas lecheras está abrumada por los altos precios del forraje y la escasez. El precio que reciben los lecheros por su producción de leche es menor que los costos de mantener el ganado. En California, el mayor estado productor de leche, han cerrado en los últimos tres años, 250 grandes granjas lecheras independientes.

Los precios de los alimentos del ganado de todo tipo, el heno de alfalfa, silaje, maíz, cebada y trigo se han duplicado en los últimos 18 meses. El heno que estaba a $125-$150 la tonelada, está ahora a $250-$300 la tonelada. En lugares como Montana se redujo la producción de heno debido al impacto de las inundaciones.