El rescate financiero no va servir para nada

25 de julio de 2011

25 de julio, 2011 — "La posibilidad de que el rescate financiero funcione es nula", declaró Lyndon LaRouche ayer. Sin inmutarse por esa desagradable realidad, Londres está exigiendo que el recién fortalecido Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) aumente su capital en billones de euros, a fin de rescatar a sus quebrados bancos. ¿Alguien dijo hiperinflación?

En la recién concluida cumbre de Bruselas se anunció el plan de aumentar el capital del FEEF de 255 mil millones de euros a 440 mil millones de euros. El diario financiero italiano Il Sole 24 Ore, escribió ayer que, "personas enteradas opinan que para que pueda moverse como un tanque y pueda realizar todos los diferentes papeles estabilizadores, el FEEF debe tener un poder de fuego de entre 1 y 2 billones de euros". Una visión similar expresó Tony Barber en el diario londinense Financial Times ayer, aunque no cuantifica el poder de fuego necesario: "Al no aumentar la capacidad de prestamos del FEEF por encima de los 440 mil millones de euros, los líderes no eliminaron el peligro de que los bonos de Italia y España caigan bajo una intensa presión de los mercados, como ocurrió justo antes de la cumbre". Del mismo modo, el economista en jefe del Citibank, William Buiter, exigió: "Tiene que aumentar de tamaño, urgentemente".

Aparte de endeudar más con esas fianzas (los mal llamados "rescates") a Portugal, Irlanda y Grecia, para que estos puedan pagar a su vez a los bancos acreedores, el FEEF hará préstamos a los países de la eurozona para que estos puedan capitalizar a sus sistemas bancarios, y comprará directamente bonos españoles e italianos en grandes cantidades, en el orden de cientos de miles de millones. (Hasta ahora el Banco Central Europeo ha comprado bonos griegos, portugueses e irlandeses por un total de 75 mil millones de euros en los mercados secundarios).

El monstruo creado por la Unión Europea el 21 de julio, será un monstruo muy hambriento.