LaRouche: Encarcelen a Bernanke, Geithner y Obama por el enorme robo y fraude con préstamos

27 de julio de 2011

27 de julio de 2011 — Lyndon LaRouche hizo un llamado ayer para que pongan en la cárcel de inmediato al presidente de la Reserva Federal (Fed) Ben Bernanke, al Secretario del Tesoro Timothy Geithner y al Presidente Barack Obama por su papel en el robo gigantesco del dinero de los contribuyentes perpetrado con el salvataje de Wall Street y Londres en 2008, y por su empeño actual de seguir con el salvataje de la Unión Monetaria Europea y de Wall Street, que están quebrados sin remedio.

LaRouche planteó esta exigencia luego de revisar la auditoría que hizo este mes la Oficina de Responsabilidad Gubernamental (GAO, por sus siglas en inglés) a la Reserva Federal, la cual es la primera parte de una auditoría más amplia que concluirá en octubre del presente. La auditoría preliminar dejó ver un rastro de actividades delictivas por parte de Bernanke y Geithner. En marzo de 2008, Bernanke recurrió de manera fraudulenta a una cláusula de emergencia de la Ley de la Reserva Federal, alegando que sobre la base de "circunstancias inusuales y extremas", la Fed podía emitir créditos de emergencia a instituciones bancarias que no sean de depósitos, por primera vez desde la Gran Depresión. Como resultado de ello, la Fede emitió más de $16 billones de dólares en préstamos de emergencia a bancos de Wall Street y extranjeros. Más aún, la mayor parte de esos "préstamos de emergencia" fueron subcontratados a un grupo contratistas privados, encabezados por JP Morgan Chase, Morgan Stanley y Wells Fargo, en contratos sin licitación por un total de $660 millones en comisiones únicamente. A muchos funcionarios de la Fed y de los contratistas les dieron dispensas amplias para que pudieran actuar a pesar del patente conflicto de intereses.

La auditoria a la Fed menciona el caso de William Dudley, ex economista en jefe de Goldman Sachs, que ahora es presidente de la Reserva Federal de Nueva York, a quien le dieron una dispensa de conflicto de interés para que conservara su paquete de acciones en la compañía de seguros AIG y en General Electric, en el momento en que autorizaba cientos de miles de millones de dólares en préstamos "de emergencia" fraudulentos a esas mismas compañías. En otro ejemplo del conflicto de intereses generalizado, al director ejecutivo de JP Morgan Chase se le permitió seguir en el consejo directivo del Banco de la Reserva Federal de Nueva York mientras su compañía recibía $390,000 millones de dólares en préstamos, y funcionaba como cámara de compensación principal para todo el programa de préstamos de emergencia de la Reserva Federal.

La auditoria de la GAO se llevó a cabo en virtud de una enmienda a la ley Dodd-Frank (la dizque reforma financiera aprobada el año pasado por órdenes de Obama) que introdujo el senador independiente por Vermont, Bernie Sanders, que tuvo que vencer enormes presiones en contra.

Lyndon LaRouche exigió que Bernanke, Geithner y el Presidente Obama sean enviados a prisión inmediatamente por su protagonismo en este robo fraudulento del dinero de los contribuyentes. "No hubo nunca una emergencia que justificara $16 billones de dólares en salvatajes para Wall Street y bancos extranjeros", declaró LaRouche. "Siempre hubo una alternativa, la cual yo expliqué claramente en mi proyecto de Ley de Protección a la banca y propietarios de vivienda de 2007 (HBPA, por siglas en inglés), una alternativa totalmente acorde con la Constitución de Estados Uidos. Yo planteé la reinstitución inmediata de la ley Glass-Steagall y un congelamiento de todos los embargos hipotecarios mientras se realizara una reorganización de bancarrota de todo el Sistema de la Reserva Federal. Fue un delito grave el salvataje de Wall Street y de las deudas de juego de Londres, y la declaración de emergencia que hizo Bernanke, para soltar $16 billones de dólares en fondos de la Fed para rescatar deudas de casino que no se pueden pagar nunca, fue un fraude criminal. El Presidente Obama ha fomentado ese fraude criminal, al prometer que la Reserva Federal de Estados Unidos y el Tesoro serían los prestamistas de último recurso para la Unión Monetaria Europea. El Presidente hizo esa promesa ilegal tan recientemente como la semana pasada, en una conversación telefónica con la canciller alemana Angela Merkel".

LaRouche concluyó que "solo hay un curso de acción apropiado. Enviar a Bernanke, Geithner y a Obama a prisión ahora mismo. La idea de que el pueblo estadounidense se debe hacer responsable de afianzar decenas de billones de dólares en deudas fraudulentas, sin valor e impagables, es imperdonable, y debe ser castigado mediante un enjuiciamiento penal y una temporada de cárcel. Los funcionarios públicos, electos o designados a cargos de importancia en nuestro gobierno federal deben rendir cuentas por sus delitos, o por lo contrario nuestro sistema constitucional no vale nada. Yo sé que el pueblo estadounidense está conmigo, y que no puede haber demora. La GAO es el brazo investigador oficial del Congreso de Estados Unidos. Ellos han aportado sus hallazgos de la auditoría en un informe de 239 páginas. Los hechos hablan por sí mismos".