Se acumulan las demandas en contra de los banqueros hipotecarios ¿Qué hace el Departamento de Justicia de Obama?

30 de julio de 2011

29 de Julio de 2011 — Esta semana se anunciaron tres demandas más para recuperar miles de millones de dólares en pérdidas en el fraude hipotecario de los bancos internacionales en los Estados Unidos, las cuales se añaden a múltiples demandas locales y estatales contra el banco Deutschebank, al arreglo judicial por el cual Bank of America se obliga a pagar algunos millones de dólares, las investigaciones penales que realiza el procurador del estado de Nueva York, Eric Schneiderman.

En el derrumbe y escándalo que generó la quiebra de las instituciones de ahorro préstamo en los años de 1980, cientos de banqueros fueron enviados a prisión por saquear a inversionistas prestatarios por igual. ¿Qué hace ahora el Departamento de Justicia de Obama, que no ha procesado a nadie, en una situación de colapso mucho más grande, donde se evidencia la criminalidad de los banqueros a los ojos de todos?

Las últimas demandas revelan el mismo patrón de fraude hipotecario descarado y fraude de valores a gran escala:

* La Agencia Federal de Financiamiento de Vivienda (que regula a las entidades nacionalizadas Fannie and Freddie) demandó al banco suizo UBS en el Tribunal de Distrito de Nueva York por al menos $900 millones en perdidas resultantes del fraude de bursatilización de hipotecas. De hecho, las pérdidas de Fannie y Freddie por solo 16 fideicomisos de valores vendidos por UBS agregados en el juicio, suman por lo menos $1,800 millones, sin contar intereses, multas y cuotas legales, etc.

* La Comisión Nacional de Unión de Crédito (NCUA, por sus siglas en inglés) demandó al Royal Bank of Scotland (RBS) en el Tribunal Federal de Alexandria, Virginia, por violación de leyes estatales y federales y por haber llevado a la bancarrota al Western Corporate Federal Credit Union.

* Tambien la NCUA entabló una demanda en el mismo tribunal contra JP Morgan Securities LLC y RBS Securities, por daños demás de $800 millones en la quiebra de otras uniones de crédito federales. Un total de 5 uniones de crédito fueron llevadas a la bancarrota a causa de los fraudes con títulos valor respaldados en hipotecas de estos bancos. El NCUA es el liquidador de las 5 uniones de crédito.