El G-7 se compromete a la hiperinflación sin límites

12 de agosto de 2011

12 de Agosto de 2011 — En una conferencia telefónica de emergencia que sostuvieron los ministros de finanzas de las naciones del Grupo de los 7 países industrializados (G-7) acordaron sacar una declaración para asegurarle a los mercados que tomarían "todas las medidas necesarias" para salvar las instituciones bancarias que se están derrumbando, a lo cual se refirieron con el eufemismo de mentecato de apoyar "la estabilidad financiera". Y no les da vergüenza admitir que su única salida es la de hiperinflacionar a todo el mundo y dicen: "Estamos comprometido a tomar acciones coordinadas donde se necesiten, para asegurar liquidez, estabilidad financiera y crecimiento económico". (Es decir, crecimiento de papel sin ningún valor).

Más interesante aún, a raíz de la batalla para forzar a los bancos acreedores de la deuda de Grecia a que aceptaran una modesta reducción nominal del valor de la deuda (que ni siquiera fue tan grande como el valor ya descontado que tienen esos títulos de deuda en los mercados financieros), la declaración le asegura a los bancos que eso no volverá nunca, pero nunca, a pasar otra vez. "Los líderes de la Zona del Euro han declarado claramente que la participación del sector privado (es decir, los acreedores) en Grecia, es una medida extraordinaria debida a una circunstancia única que no será aplicada a ningún otro estado miembro de la zona del euro".

Como ya se ha informado en todas partes, el mundo real no hizo mucho caso de esta garantía, ni del compromiso público de Obama a destruir a Estados Unidos a nombre de los "mercados", pues vivieron otro día de catastrófico desplome de los mismos mercados.