El senador estatal de Kentucky Perry Clark reitera su llamado: "Estos son tiempos incendiarios"

20 de agosto de 2011

19 de agosto de 2011 — El senador estatal de Kentucky, Perry Clark, bajo ataque por los medios informativos y algunos burócratas del Partido Demócrata, pero con el apoyo de quienes representa, emitió otra declaración donde reitera y sustenta la declaración ´del 8 de agosto que sacó tanta ampolla, donde pide la renuncia del Presidente Obama y que el Congreso apruebe la ley Glass-Steagall, luego de que se aprobó "la legislación descaradamente inconstitucional sobre el techo del endeudamiento y la austeridad". La segunda declaración ya está circulando en varios blogs de Internet desde Kentucky.

"Mi declaración emitida recientemente pidiendo la renuncia del Presidente Obama fue calculadamente incendiaria y franca. No me disculpo por su tono ni por su entrega y la sostengo en su totalidad", señaló el senador Clark. "Aprovecho el llamado para que el Presidente renuncie para llamar la atención de un asunto importante que recibe muy poca consideración en los medios informativos y en Washington. Como mensajero que inició la tempestad, voy a tratar de aclarar mi posición. Hagan ustedes su propia investigación y únanse a mi para mantener la presión sobre el Presidente y el Congreso porque es necesario tomar medidas".

"La decepción con la Presidencia de Obama y el Congreso está creciendo en grande entre muchos grupos de base. El Presidente y el Congreso son los primeros en hacer lo que les piden Wall Street y los banqueros internacionales adoptando medidas de austeridad que amenazan con socavar rápidamente lo que queda de la economía y haciendo caso omiso de los problemas reales".

El senador Clark concluye hacienda un repaso de los desastres de Obama y el Congreso: Hace caso omiso del Informe Angelides (de la Comisión Investigadora de la Crisis Financiera, de la Cámara de Representantes) y de la Comisión Levin-Coburn (que realizó una investigación similar para el Senado) donde se destaca que la crisis financiera de 2008-2011 se pudo haber evitado; su rechazo a la reinstitución de la Ley Glass-Steagall; su apoyo al "Súpercongreso", que es contrario a la Constitución; permitir que la Reserva Federal continué repartiendo los $16 billones de dólares del rescate financiero; seguir con las guerras de Bush; recortar las prestaciones sociales, etc., etc.