El Túnel del Estrecho de Bering: La discusión está más viva que nunca

22 de agosto de 2011

Lunes 22 de agosto de 2011 — Los diarios londinenses The Times y The Sun, informaron sobre la conferencia rusa de Yakutsk, Siberia del Este, que tuvo lugar del 17 al 19 de agosto y en donde se discutió el proyecto del Túnel a través del Estrecho de Bering. [Ver: NAWAPA Extendido: Desarrollo del Ártico]

La conferencia fue organizada por el gobierno de la República de Sajá (Yakutia), con el auspicio del Concejo para Estudios de las Fuerzas Productivas (CEFP) de Rusia y la Cámara del Comercio y la Industria. El CEFP es un organismo que depende de la Academia de Ciencias Rusa y del Ministerio de Economía del país, y tiene su origen en el KEPS (Comisión para las Fuerzas Naturales Productivas) donde intervino de manera decisiva el académico Vladimir Vernadsky en los años 1915-1930. El CEFP estuvo presidido por el fallecido académico Alexander Granberg, un especialista en proyectos de desarrollo regional, quien apoyaba vigorosamente la construcción del túnel a través del Estrecho de Bering, hasta su muerte el año pasado, y fue un firmante del llamado a "Poner al Plan LaRouche en la agenda Internacional para Salvar a la Economía Mundial" de noviembre de 2009.

El encabezado del Times dice: "Informe: Un túnel que une EU con Rusia gana apoyo. 'El mayor proyecto ferroviario de todos los tiempos'; le permitiría a los trenes viajar desde la Ciudad de Nueva York a Londres, Inglaterra". El informe del Times solo llega a los subscriptores, pero también fue noticia para la cadena MSNBC y el programa ruso en inglés The Voice of Russia Today.

Se ha dicho que altos funcionarios del gobierno ruso han apoyado el plan para construir un túnel de 104 kilómetros entre América del Norte y Asia, según la cita que hizo MSNBC del informe del Times. Esto haría posible un viaje de 8000 kilómetros desde Londres a la Ciudad de Nueva York. El túnel, estimado en $60 mil millones de dólares, tiene el apoyo de algunos de los funcionarios más destacados del gobierno del presidente Ruso Dmitry Medvedev. El túnel significaría que el territorio ruso se encontraría con la jurisdicción estadounidense debajo de las islas Diómedes Mayor, que es rusa, y Diómedes Menor, que es estadounidense.

Uno de los funcionarios que apoya el plan es Aleksandr Levinthal, el vicerepresentante federal para el Lejano Oriente ruso. El Times, reseña la historia desde el reinado del zar Nicolás II, cuyo gobierno aprobó el túnel en dos ocasiones, pero la Primera Guerra Mundial y luego la Revolución Rusa lo impidieron. Quienes lo apoyan saben que se trata de un modo más barato, rápido y seguro para transportar bienes alrededor del mundo en lugar de usar barcos y contenedores. Se estima que podría transportar 3% del comercio global y generar $7 mil millones de dólares en ganancias anuales.

El Times informó que Levinthal y otros funcionarios de Moscú participaron en la Conferencia de Yakutsk, capital de la República de Sajá, en el este ruso, en donde discutieron como mejorar la infraestructura de la región. Actualmente se encuentra bajo construcción una línea ferroviaria que une Yakutsk al ferrocarril Transiberiano, y Rusia contempla extender vías para conectar zonas ricas en minerales a las líneas por donde se transportan los bienes. "Debemos ver el desarrollo de la infraestructura ferroviaria y carretera aquí [en el Lejano Oriente ruso) y la mejora del clima de inversión en Rusia como una de las metas claves", dijo Levinthal, de acuerdo a los diarios londinenses. El túnel sería la primera conexión "en seco" entre los dos continentes desde el tiempo en que esa parte geográfica estaba unida por un puente terrestre hace 21000 años.

Stephen Dalziel, director de la Cámara de Comercio Ruso-Británica, puso un acento de precaución, sugiriendo que los inversionistas del Reino Unido, cuando menos, no pondrían dinero en el proyecto del túnel hasta que realmente se hayan comenzado las obras. "Sería una gran idea, si funcionara", dijo. La idea se discutió en 2007 en una conferencia en Moscú llamada "Megaproyectos para el Este de Rusia".

Aunque el Times no lo señaló, Lyndon LaRouche fue un orador invitado en esa conferencia de 2007, y escribió un artículo que él mismo leyó en la sesión inaugural, bajo el título, "Los cambios en el mapa mundial; Mendeleyev hubiera estado de acuerdo".

En la conferencia recién concluída, George Koumal, presidente del Grupo Interhemisférico del Túnel y Ferrocarril del Estrecho de Bering, pidió a los gobiernos apoyar el túnel. Destacó que acercaría a ambos pueblos (de Rusia y EU), y señaló la falta actual de vínculos. "Hay muy pocos rusos que han pisado la costa de Alaska", dijo. "Del mismo modo los estadounidenses pueden estirar su mano y tocar nuestra Madre Rusia".