Terror por la implosión bancaria en Europa; la Reserva Federal al rescate

24 de agosto de 2011

24 de agosto de 2011 — El congelamiento del mercado interbancario europeo empeoró en la primera mitad de esta semana, en la medida en que los principales bancos de la región se negaron de plano a prestarse unos a otros dinero de 24 horas, decidiendo mejor dejarlo estacionado en el Banco Central Europeo (BCE) en donde los depósitos de 24 horas dieron un salto a 129 mil millones de euros el lunes, tres veces más del promedio anual. También reflejando el estado de pánico entre los bancos que se hunden, el costo de los Seguros por incumplimiento de deuda (CDS por sus siglas en inglés) para asegurar los bonos emitidos por esos bancos se remontó a alturas históricas hoy, doblando el nivel que tenía en abril. Los fondos del mercado de dinero de EU también se están deshaciendo de las acciones de los bancos europeos a tasas aceleradas. Según un informe emitido por Fitch ayer, han reducido su exposición en un 20% de mayo a la fecha.

Lo único que mantiene la ficción de que estos bancos todavía están de alguna manera vivos es el tsunami de dólares, cortesía de Obama y la Reserva Federal (Fed) como lo han venido reportando durante semanas LaRouche y LPAC. Hoy, Bloomberg se atrevió a admitir que, aunque la Fed ha desacelerado el papel del TARP (el mecanismo para comprarle a los bancos deudas incobrables), "una de las pocas excepciones fueron las líneas de liquidez de permutas (swaps) que le proporciona dólares al BCE y otros bancos centrales, para que ellos puedan a su vez poner dólares en subasta pública para los bancos de sus propias jurisdicciones".

Todo esto nos está llevando ahora a un estallido hiperinflacionario de proporciones sin precedentes. Un estratega de Brown Brothers Harriman comentó nerviosamente: "Los mercados están de nuevo de vuelta en terreno desconocido. La crisis es ahora algo totalmente nuevo desconocido".