En un mundo pos-NAWAPA, el hombre podrá moderar los huracanes

29 de agosto de 2011

29 de agosto de 2011 — El siguiente segmento del programa de LPAC-TV "Mientras dormías" del 26 de agosto, con Natalie Lovegren, nos da una idea de cómo, sí reafirmamos la verdadera naturaleza del hombre como colaborador del creador del universo, podemos dejar de ser victimas de los eventos naturales destructivos, como el del huracán Irene:

"Como lo señala LaRouche en el Informe Semanal (del 25 de agosto), con el proyecto NAWAPA [Alianza Hidráulica y Energética de Norteamérica] nosotros podemos hacer frente a esas amenazas extremas de sequías e inundaciones. El NAWAPA va a crear el tipo de sistema compensador de aguas que no solo distribuirá agua de manera uniforme para nuestras necesidades, sino que será parte de proceso moderador y compensador noético del planeta, congruente con un proceso evolutivo progresista. Podemos decir que le tenemos que ayudar a la naturaleza a ponerse en armonía consigo misma".

"Hemos recorrido un largo camino desde los viejos días en que la Tierra tenía un medio ambiente caliente y acre, donde los océanos eran demasiado caliente para nadar en ellos, los volcanes dominaban el terreno y la atmósfera de bajo oxigeno solo podía sostener formas de vida muy simples. El advenimiento de la vida de las plantas verdes empezó a moderar el clima de la tierra, distribuyendo agua a las regiones secas y enfriándolas, para adecuarlas más a la vida animal y de las plantas. Los árboles humedecieron el aire y las raíces ayudaron a crear un suelo que pudo sostener todavía más vida vegetal.

"El enverdecimiento de esas zonas de tierra modero todavía más el clima al traer mas lluvias. Las zonas deforestadas del desierto producen nubes más débiles y delgadas, mientras que en las áreas pobladas densamente por bosques se forman nubes gruesas y lluviosas.

"Mientras que la plantas prepararon el camino, los humanos tienen un mayor potencial para ayudar a esas plantas en la distribución de agua que lo que ellas pueden hacer por si mismas.

"Es más, este proceso moderador del sistema gracias a una distribución mas uniforme del agua, reduce las temperaturas extremas y mitiga los climas severos. Los climas extremos son causados por la convergencia de condiciones con humedad, presión y temperaturas opuestas. Así que, por ejemplo, se puede formar un frente cuando una masa de aire frío y seco se topa con una masa de aire tibio y húmedo.

"Los extremos del aire caliente del Sahara que converge sobre la región ecuatorial de África más fría, lluviosa y verde, como el frío Golfo de Guinea, convergen para crear una corriente de aire llamada Chorro Oriental Africano sobre el Sáhel. Este sistema forma lo que se llama las ondas orientales africanas, largas ondas que se mueven con los intercambios de vientos desde África hacia todo el Atlántico. Similarmente, se propone que la convergencia de los monzones extremadamente húmedos del sudoeste con los secos del noreste genera las líneas de tormenta de África Occidental, las cadenas de tormentas eléctricas de cientos de millas de longitud; el sistema lluvioso más grande que se observa sobre la Tierra.

"Se piensa que la coincidencia de esos sistemas es la causa de la mayoría, sino de todos, los huracanes del Atlántico.

"Pero la intervención humana para armonizar al agua en dos continentes mediante el enverdecimiento del Sahara y la construcción del NAWAPA, tendría, sin lugar a duda, un impacto mayor sobre el clima.

"Así que, mientras que la vida vegetal y animal empezó el trabajo para moderar estas condiciones extremas en la Tierra, los seres humanos deben continuarlo".

[Puede ver el video de este segmento, en inglés, haciendo clic aqui]