El asalto de la OTAN a LIBIA exhibe las mentiras de Obama y la cobardía del Senado

30 de agosto de 2011

30 de agosto de 2011 — La actual operación de cambio de régimen en Libia exhibe no solo las mentiras de la administración Obama sino también la cobardía del Senado de Estados Unidos, empezando por el presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores, John Kerry, señaló Lyndon H. Larouche.

Como se informa ahora en prácticamente todos los medios informativos, la "victoria" de las fuerzas rebeles en Libia depende totalmente de las operaciones que realizan en el país las fuerzas armadas de Francia, Inglaterra y Estados Unidos, en lo que solamente se puede calificar como una guerra total por tierra y aire.

Obama mintió abiertamente cuando dijo que no habría tropas estadounidenses en el territorio. Estados Unidos tiene operativos de la CIA en el terreno, y algunas fuentes confiables del Pentágono indican que muchos de los llamados operativos de la CIA son en realidad personal en servicio de las Fuerzas Especiales que han sido comisionados temporalmente a la CIA con el propósito de evadir la prohibición de tropas en el terreno en la operación de Libia. Tienen contratistas privados en el terreno. Proporciona inteligencia de satélite. Proporciona apoyo aéreo. Es y ha sido el elemento principal de la coalición de la OTAN, cuyo comando dirige y ha dirigido EU.

Según un artículo del Washington Post del 23 de Agosto, "Las Fuerzas Especiales británicas, francesas y catarí han venido operando en el territorio libio por algún tiempo y ayudaron a los rebeldes a desarrollar y coordinar la estrategia de pinzas". Las fuerzas de Jordania también están involucradas, según otras fuentes. Mientras Obama alega que no hay ninguna bota en tierra, el artículo informa: "Según funcionarios norteamericanos los operativos de la CIA dentro del país , junto con la intercepción de comunicaciones entre los funcionarios del gobierno libio, aportaron un entendimiento más a fondo sobre qué tanto se ha derrumbado la estructura de mando de Gadafi, según funcionarios estadounidenses".

El Washington Post informa también que: "Hace seis semanas Obama tomó la decisión que permite compartir material mas delicado con la OTAN, como imágenes de satélite y señales interceptadas que pueden proporcionarse a los efectivos de operaciones especiales franceses y británicos en el terreno, así como a los pilotos en el aire".

Se espera que continúe el conflicto y los disturbios dado que la operación de cambio de régimen no tiene una perspectiva para lograr la paz. Sin una autoridad central fuerte en el país, los conflictos entre los clanes garantizan una inestabilidad perpetua.

La naturaleza criminal de la guerra total se demuestra por la violación intencional de la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU de 1973, que solo plantea ayuda humanitaria, mientras que Francia, Inglaterra y Estados Unidos usaron esa resolución como pretexto para lanzar la guerra.

La resolución de la ONU no permite:

* Apoyar a una facción dentro de Libia para derrocar al gobierno.

* Armar a una facción dentro de Libia para derrocar al gobierno.

* Bombardeos de apoyo a una facción dentro de Libia para derrocar al gobierno.

El 24 de Agosto, el vicepresidente de Sudáfrica, Kgalema Motlanthe, pidió a la Corte Penal Internacional investigar posibles violaciones a los derechos humanos cometidos por las fuerzas de la OTAN en Libia. Al responder a preguntas en el parlamento, Motlanthe señaló el papel de las fuerzas de la OTAN en la dirección de la guerra: "Tomamos nota de que ellos (la OTAN) intentan crear la impresión de que los rebeldes actúan por si mismos en sus ataques a Trípoli, pero hay vínculos patentes y coordinación a ese nivel".

El 23 de Agosto, el representante demócrata Dennis Kucinich (Ohio) emitió una declaración donde hace acusaciones igual de duras:

"Los rebeldes libios han entrado a Trípoli. En tanto que la batalla armada se extiende por toda la ciudad, es oportuno abrir una discusión sobre cómo llegaron ahí los rebeldes. Es el momento de revisar el curioso papel de la OTAN y el futuro del intervencionismo estadounidense.

"Durante meses se evitó deliberadamente un arreglo negociado en Libia, mientras que la OTAN, violando las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU de 1970 y de 1973, procuró ilegalmente el cambio de régimen. La OTAN escogió bando, intervino en una guerra civil y se convirtió en la fuerza área de los rebeldes que no habrían tenido éxito si no fuese por los ataques de la OTAN.

"La OTAN actuó con impunidad. El comando de la OTAN bombardeó irresponsablemente a civiles con el pretexto de salvar a la población civil. Usurpando el papel tradicional de la ONU, la OTAN se desentendió del hecho de que países miembros de la ONU violaban el embargo de armas abiertamente.

"Las tropas de la OTAN pudieron haber actuado bajo el color del derecho internacional, pero no están exentos del derecho internacional. Si los miembros del régimen de Gadafi serán llamados a rendir cuentas, los comandantes de la OTAN también deben ser llamados a rendir cuentas en la Corte Penal Internacional por la muerte de civiles resultantes en los bombardeos. O si no, entonces seremos testigos del triunfo de una nueva forma de gangsterismo internacional".

Todas las acciones de Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña y la OTAN (bajo el mando de un almirante estadounidense) se llevaron a cabo en violación del Artículo 1, Sección 8, de la Constitución de Estados Unidos que le otorga al Congreso exclusivamente la facultad de declarar la guerra. Hasta este día, el Presidente Obama no ha procurado la aprobación del Congreso para la operación de Libia, en violación flagrante de la Resolución de Poderes de Guerra, también, pues esta exige que el Presidente obtenga la autorización del Congreso para continuar cualquier operación militar más allá de 60 días.