La FDIC y congresistas demócratas de Nueva York respaldan a Schneiderman

31 de agosto de 2011

31 de agosto de 2011 – En medio de una presión hamponil por parte de Obama, para forzar al Procurador General del estado de Nueva York, Eric Schneiderman, a que abandone su oposición a la componenda por $8,500 millones de dólares para absolver al Bank of America de todos sus fraudes con valores respaldados en hipotecas, Schneiderman recibió ayer el respaldo de donde menos se esperaba. La Corporación Federal de Seguros a los Depósitos (FDIC, por sus siglas en inglés) se unió a Schneiderman, y acudió el mismo juzgado donde Schneiderman tiene el caso en contra de Bank of America, y le pidió que impida el acuerdo que negocia un grupo de Procuradores Generales estatales para exonerar a al BOA de sus delitos penales a cambio de una multa insignificante.

La FDIC plantea que ellos tienen en su cuenta como colateral montones de esos papeles del Bank of America respaldados por hipotecas que son puro papel que no vale nada, y a pesar de ello nunca se le invitó a participar en la negociación que realiza con el BoA, y ni siquiera se les participó cuales eran los términos del acuerdo, que es un buen indicio de que tan torcido es el acuerdo. Schneiderman había señalado que el Bank of New York-Mellon representaban a todas las víctimas del fraude en las negociaciones, a pesar de que en realidad habían formado parte de esos negocios como contraparte en el fraude de los valores respaldados en hipotecas, junto con Bank of America.

Schneiderman se ha opuesto a la negociación que llevan a cabo los procuradores generales de 50 estados con todos los bancos de Wall Street —una negociación en realidad controlada por Obama y el secretario del Tesoro, Tim Geithner-— la cual pretende que no se continúe con ninguna otra investigación de sus delitos pasados a cambio de pagar varios miles de millones de dólares en multas (que no significa casi nada comparado con los millones de millones que les han dado de "rescates"). Como respuesta a esa postura de Schneiderman, el pasado 23 de agosto lo excluyeron del comité coordinador de los 50 procuradores estatales, por la maniobra del agente de Obama que preside ese comité coordinador, el procurador general del estado de Iowa, Tom Miller.

Pero hoy mismo, 21 congresistas demócratas del estado de Nueva York escribieron una carta de protesta a Miller por excluir al procurador de Nueva York de la coordinación, y exigiéndole explicaciones. Los 21 congresistas saben perfectamente que fue el propio Obama quien decretó la expulsión de Schneiderman, no Miller, pero como típicos cobardes sesentaiocheros no van a salir a decir eso en público.