La Reserva Federal anuncia otro rescate financiero; los republicanos apenas si protestan

23 de septiembre de 2011

23 de septiembre de 2011 — Cuatro dirigentes republicanos del Congreso protestaron con antelación por lo que iba a hacer el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés) pero "helicóptero" Ben Bernanke, presidente de la Reserva Federal (Fed) y el FOMC siguieron adelante con otro rescate de los valores de deuda estadounidenses. Esto es aparte de los rescates que está instrumentando con sus "líneas de permutas" que acaban de anunciar para los bancos europeos (mediante lo cual les cambian a los bancos centrales europeos activos en euros por dólares de la Fed) (y aparte del papel que está jugando en el intento de imponer el monstruoso remedo de "EuroTARP", copiado de lo que hicieron en EUA y que exigen Obama, Geithner y los británicos).

Con este último programa la Fed se compromete a comprar $400 mil millones en valores del Tesoro de EU con períodos de maduración de "seis a 30 años" (principalmente de 10 y 30 años) para junio próximo, a la vez que vende parte de sus certificados del tesoro de 1 a 3 años. Esto se supone que debe forzar a la baja las tasas de interés de largo plazo para las hipotecas, etc., que ya han alcanzado las tasas más bajas en la historia. No solo es una idiotez, sino que además el régimen de años de "cero interés" de la Fed está dañando también seriamente a los bancos comerciales, en particular a los bancos comunitarios medianos y pequeños, y cada vez los daña más. El FOMC reiteró sus intenciones de mantener las tasas de interés en el corto plazo efectivamente en cero hasta "por lo menos mediados del 2013"; es decir, por un lapso total de cinco años o más.

Además de esta maniobra con los certificados del Tesoro, la Fed anunció también que reanudara la compra de valores respaldados por hipotecas, en particular de Fannie Mae y Freddie Mac, sin especificar la cantidad de estas compras.

Igual que en la reunión de agosto de la FOMC, 3 de los 10 miembros —los presidentes Fisher, Plosser y Kocherlakota, respectivamente de los bancos de la Reserva Federal de Dallas, Filadelfia y Minneapolis— votaron en contra de este nuevo rescate.

Poco antes de la reunión del FOMC, cuatro dirigentes del Partido Republicano en el Congreso publicaron una carta bastante inusual, aunque en un lenguaje cordial, dirigida a Bernanke, en donde solicitan que la Fed ya no realice más rescates de "alivio cuantitativo". La carta de los senadores Mitch McConnell y John Kyl y los representantes John Boehner y Eric Cantor dice que "más medidas para aflojar el crédito podrían exacerbar los problemas actuales o dañar aún más la economía de EU". Le piden a Bernanke que evite acciones posteriores "en particular sin una articulación clara de los objetivos de dicha política, la dirección para su éxito, información amplia que compruebe la necesidad de alguna acción económica y de beneficios cuantificables para la población estadounidense... No está claro que la ronda más reciente de alivio cuantitativo tomada por la Reserva Federal haya facilitado el crecimiento económico o reducido la tasa de desempleo".

No se empleó la palabra que lo describe con veracidad: hiperinflación.