El cabaret Cheney-Obama

10 de octubre de 2011

10 de octubre de 2011 — El ex vicepresidente Dick Cheney y su hija Liz alabaron a Barack Obama por el asesinato de Anwar al-Awlaki —con un ataque aéreo teledirigido— que estaba en la lista secreta de enemigos del gobierno de Obama para ser eliminados. El pasado 2 de octubre, Dick Cheney —el hombre que intentó y casi logró utilizar los ataques del 11 de septiembre para ejecutar un golpe de Estado fascista en Estados Unidos— le dijo a la cadena CNN que Obama había "actuado en la dirección correcta para tomar una medidas enérgicas..." Luego tanto Dick como Liz le exigieron a Obama que se disculpase por la retórica crítica que utilizó en su campaña electoral contra el gobierno de Bus y Cheney por seguir precisamente esa política.

En ese comentario, Cheney de hecho repite la alabanza que ya había hecho al bushificado Obama, el pasado 17 de enero en una entrevista con la cadena de TV MSNBC.

"Yo creo que el aprendió que lo que hicimos fue mucho más apropiado que el crédito que nos haya dado cuando era candidato", dijo Cheney, y añadió que el equipo de Obama "vio que era necesario ser más abierto al tipo de cosas que nosotros hicimos... Eso es un punto a su favor, que haya aprendido en este respecto".

El 19 de enero, el diario Washington Times escribió en una editorial: "Darth Obama: ¿Ve el presidente a Cheney cuando mira un espejo?" Luego señala que "El señor Obama ha continuado muchas políticas que heredó del Presidente Bush, en especial la extensión y profundización de la actividad antiterrorista teledirigida que se inició en agosto de 2008... nuestras fuerzas de operaciones especiales y de operaciones encubiertas siguen muy activas. Lo más extraordinario es que el señor Obama ha llegado más lejos que el gobierno de Bus al abrogarse el derecho a participar en asesinatos extrajudiciales de ciudadanos estadounidenses en el extranjero".

Ahora con el segundo espaldarazo que le dio Cheney a Obama la semana pasada, el periódico Las Vegas Review Journal publicó el 9 de octubre una columna de Sherman Frederick donde celebra la nazificación del Presidente, con el título de "Obama se ha bushificado":

"Dick Cheney tiene un argumento. Y es muy bueno. O se admite que el gobierno de Bus respondió justificadamente al 11 de septiembre o se condena a Barack Obama como un criminal de guerra. ¡Hayayay! Es una elección difícil para los reformadores irreflexivos de la izquierda sobre crímenes de guerra, quienes han quedado reducidos a un silencio de muerte con los últimos acontecimientos.

"El Presidente Obama hizo campaña... sobre la base de que el gobierno de Bus se extralimitó en la guerra al terrorismo, sacrificando principios estadounidenses en aras de la seguridad...

"[Pero] Obama ha mantenido las prácticas de seguridad nacional, ha utilizado [la cárcel de] Guantanamo Bay (en vez de clausurarla), se ha echado para atrás en la idea necia de enjuiciar a funcionarios de Bus y de la CIA por crímenes de guerra relacionados a los 'interrogatorios mejorados', se ha vuelto más comprensible de lo práctico que es la detención indefinida de los combatientes enemigos, y, quizás lo más importante, ha dado un buen uso al Equipo 6 del SEAL, muchas gracias, Presidente Bush.

"En total desprecio por la soberanía pakistaní, Obama autorizó el asesinato de Osama bin Laden en ese país. Incluso se tomó la libertad de aventar el cadáver de bin Laden al fondo del océano azul antes de que nadie pudiera decir 'mártir'.

"Muy a lo Dick Cheney.

"Y la semana pasad, en una acción mucho más controvertida, el presidente autorizó al avión teledirigido Predator realizar el ataque que mató al líder de al-Qaida nacido en Nuevo México, Anwar al-Awlaki. A pesar de que era un ciudadano estadounidense investido de derechos civiles, el Presidente Obama firmó su sentencia de muerte sin miramientos.

"Eso, damas y caballeros, fue una acción de George W. Bush con esteroides..."