Londres, solo tiene una política "económica": un golpe al estilo de Hitler en Estados Unidos

14 de octubre de 2011

13 de octubre de 2011 — Al tiempo que Europa se desintegra a toda velocidad, el imperio británico sigue demostrando que no tiene, en absoluto, ninguna política económica para hacer frente a la crisis, sino insistir en las mismas demandas malvadas que no funcionan: 1) rescates financieros hiperinflacionarios; 2) una dictadura supranacional europea; y 3) más y más austeridad asesina. En verdad, su única opción política, de cara a la desintegración de su sistema, es un golpe al estilo de Hitler en Estados Unidos. Esa es la razón por la cual estamos en una carrera en contra del tiempo, para sacar a Obama de la Presidencia e implementar la Glass-Steagall, como lo ha destacado Lyndon LaRouche.

"La cuestión es el golpe que se proponen los británicos en Estados Unidos", reiteró hoy LaRouche. Toda la atención diplomática y en los medios que se le está prestando al supuesto complot iraní para asesinar al embajador de Arabia Saudita en Estados Unidos, es una cortina de humo y una desviación, declaró LaRouche. La gente debería preguntarse: Si eso no está sucediendo realmente, entonces, entonces quizás está pasando algo más. "La operación que yo sí se que está en marcha", dijo LaRouche, "es el golpe de Londres al estilo de Hitler en Estados Unidos. Están preparando cámaras de gas para los estadounidenses".

En el Informe Semanal de LPAC del 12 de octubre, LaRouche hace un resumen del marco histórico inmediato del desafío al que nos enfrentamos hoy:

"En el momento en que fue electo Franklin Roosevelt, se echó a andar una operación internacional de golpe de Estado. Lo echaron a andar Wall Street y los británicos, y eran los británicos los que dirigían a Wall Street. Y el abuelo del Bush que más recientemente fuera Presidente, jugó un papel clave, al apoyar esta operación a favor de Hitler en ese período.

"Ahora bien, lo que sucedió luego, en los años de 1990, cuando Bush [padre] fue Presidente, se puso a trabajar, durante su gobierno, para hacer ciertos cambios en la organización de Estados Unidos, que permitió que se pusiera en marcha un proceso de golpe: Eso es, quitarle el poder a las fuerzas armadas a los militares de carrera, y crear una nueva institución militar que funcionaría en secreto, y que estaría preparada para dar un golpe contra Estados Unidos. Y el Gobierno de Obama es parte de ese golpe, así como George Bush, hijo, también es parte de toda esta operación; Cheney es una figura clave en esto.

"Esa operación se ha venido preparando de manera continua, en parte bajo la dirección de Dick Cheney, para prepara un golpe contra el pueblo estadounidenses".

Así que no hay fundamentos para el fatalismo con respecto a la crisis a la que nos enfrentamos, ni a las batallas que estamos llamados a pelear. A este enemigo, ya lo hemos vencido en otras ocasiones. Nos congregamos bajo el liderazgo de Franklin Roosevelt para derrotar al fascismo británico a mediados del siglo 20. Nos movilizamos bajo Lincoln para derrotar la esclavitud de los británicos en el siglo 19. Y nos movilizamos bajo el liderazgo de Benjamin Franklin, George Washington y otros para derrotar a los británicos en el siglo 18. Ahora, comenzando el siglo 21, es el momento para movernos bajo el liderazgo de Lyndon LaRouche, y concluir este trabajo.