Los europeos rechazan el último complot de rescate apalancado de Geithner

19 de octubre de 2011

19 de octubre de 2011 — Los ministros de finanzas europeos que asistieron a la reunión ministerial del Grupo de los 20 (G-20) en París el pasado domingo 16, rechazaron una vez más la maquinación del Secretario del Tesoro de EU, Tim Geithner, para rescatar a los bancos europeos y quebrar a las naciones, mediante una estafa enorme de apalancamiento hiperinflacionario. La maquinación de Geithner tiene el respaldo del Fondo Monetario Internacional (FMI), pero los gobiernos europeos, encabezados por Alemania, no están listos a seguir esa senda hiperinflacionaria en este momento.

Si bien los ministros de finanzas europeos rechazaron sabiamente la propuesta de Geithner —que ya se había presentado ante la cumbre de la Unión Europea en Polonia y de nuevo durante la reunión de otoño del FMI en Washington— no tienen ninguna alternativa, mientras que siguen rechazando la única opción viable: la destrucción de la deuda de casino mediante la separación de los bancos con la ley Glass-Steagall, y un cambio hacia el sistema de crédito soberano del Sistema Americano.

En vez de esto, los funcionarios europeos prometieron que van a anunciar su propio plan para evitar el incumplimiento de Grecia, recapitalizar los bancos en quiebra, y cubrir las deudas externas de países como Grecia, Portugal, Irlanda, España e Italia. El Ministro de Finanzas francés Francois Baroin prometió que los detalles se presentarán en una semana, y que el plan "será decisivo". Según el diario Washington Post del domingo 16, nadie cree que el plan europeo va a tener ninguna posibilidad mayor de tener éxito que el guateque de rescates hiperinflacionarios de Geithner. Según el informe del Post, el plan que están finalizando los ministros de finanzas de Europa va a extender el rescate en tres fases: nuevas campañas de los bancos para recapitalizarse mediante nuevas inversiones privadas; rescates gubernamentales; y pedir préstamos usando el nuevo fondo de rescate del FEEF (Fondo Europeo de Estabilización Financiera). Geithner criticó duramente el enfoque europeo, y le dijo al Post que "claramente tienen mucho trabajo por hacer. Todo está en los detalles. En las crisis financieras, es más arriesgado actuar gradualmente e ir incrementando poco a poco, que actuar con fuerza audazmente".

Una acción de "fuerza audaz" óptima que claramente no está en el plato de Geithner es la demanda de Lyndon LaRouche de botar de sus cargos tanto a Obama como a Geithner, para abrirle paso a la aprobación de la Glass-Steagall y el restablecimiento del sistema crediticio, para financiar los grandes proyectos de infraestructura, y crear decenas de millones de empleos.