Los ataques de Kenia a Somalia incendian la guerra en el Cuerno de África

7 de noviembre de 2011

7 de noviembre de 2011 — Las fuerzas armadas de Kenia, apoyadas en su Armada, sitiaron el pasado miércoles 2 de noviembre el importante puerto sureño de Somalia, Kismayo, que ha estado bajo el control del movimiento de jihadistas militantes al-Shabaab que dominan el sur de Somalia. Al mismo tiempo, las fuerzas armadas kenianas anunciaron que extenderían su esfera dentro de Somalia, y que planeaba lanzar ataques aéreos en contra de la capital legislativa de Baidoa y otras nueve poblaciones, porque había recibido lo que ello llamaron información confiable de que se habían enviado a Baidoa dos aviones cargados de armas, para sacarle la vuelta al bloqueo del puerto.

Kenia ha sido inducida a atacar militarmente al Shabaab en Somalia, siguiendo exactamente el perfil de EU en Afganistán, y la están empujando a un pantano sin fin diseñado por los británicos. Tanto Kenia como el Shabaab tienen cuentan con apoyos desde el exterior.

Ayer las fuerzas kenianas le advirtieron a los somalíes que viven en los alrededores de las zonas pobladas en donde planean llevar a cabo los ataques aéreos que "eviten los campos de Al Shabaab o ser usados como conductos de las armas". Los ataques aéreos planificados van a llevar a Kenia muy dentro de Somalia, a unos 256 kilómetros de Mogadishu; es decir mucho más allá de la zona del sur de Somalia que ocuparon el mes pasado.

Las fuerzas armadas de Kenia reiteraron: "En línea con la estrategia de las Fuerzas de Defensa de Kenia de disminuir la efectividad y uso de armas de Al Shabaab, las poblaciones anteriormente mencionadas continuarán bajo ataque inminente. Se les aconseja a los residentes de estas poblaciones que eviten contacto con la milicia Al Shabaab". Este mensaje de las fuerzas armadas de Kenia se dieron a conocer cuando visitaba a Kenia el Primer Ministro somalí Adbiweli Mohamed Ali para discutir la situación. El débil gobierno de transición de Somalia que se mantiene en el poder con los 9,500 efectivos de la fuerza de pacificación de la Unión Africana, está sitiado por las milicias de al-Shabaab.

No obstante, el presidente de Somalia, Shariff Sheikh Ahmed, le pidió el 24 de octubre al gobierno de Kenia que no lanzara su incursión, temiendo que el resultado final fuera otra zona autónoma fuera de control del supuesto gobierno. Ya hay dos de estas zonas en el norte de Somalia: Somalilandia, que se declaró independiente y la vecina Puntland.

Sin embargo, Kenia lanzó su incursión el 16 de octubre, dos días después de que Obama anunció que enviaría un contingente militar de asesores a Uganda, para las actividades en toda la región. Todavía por conocerse si esta maniobra fue uno de los requisitos que puso el FMI para apoyar a Kenia.

Kenia está buscando desesperadamente apoyo para su moneda. Una delegación del FMI arribó en Kenia el 13 de octubre, exigiendo una política monetaria para reducir el gasto y de mayor austeridad. Ayer, el Banco Central de Kenia elevó las tasas de interés en el aumento más elevado de toda la historia, 5.5% de un solo golpe. Además, el gobernador del Banco Central Njuguna Ndung'u anunció que la proporción de dinero que los bancos comerciales tienen que mantener en el Banco Central como respaldo de sus operaciones, se elevaría a 5.25% para ponerle freno a la cantidad de dinero en circulación. Las dos medidas representan la influencia más grande que haya tenido el FMI sobre la política monetaria interna de Kenia en los últimos 10 años, según reportes de la prensa y eran exactamente lo que el FMI había exigido el día anterior (31 de octubre). Esto va a elevar la tasa base para préstamos a 22%, saqueando la actividad económica. Estas decisiones fueron las condiciones para un nuevo préstamo de apoyo a su divisa que Kenia tan desesperadamente necesitaba.