La UE implanta la dictadura de los banqueros en Grecia

9 de noviembre de 2011

8 de noviembre de 2011 — El único logro de la reunión del Grupo de los 20 (G20) fue el de convertir a Grecia en un Protektorat (Protectorado) de los bancos. Después de aterrorizar a Grecia con la amenaza de expulsión no solo de la zona del euro, sino también de la Unión Europea (UE) misma, la oposición griega capituló y aceptó formar un gobierno interino de coalición para aprobar todas las exigencias de los acreedores de Grecia.

El truco del primer ministro Yorgos Papandreu de convocar a un referéndum, creó la crisis que forzó a la oposición del Partido Nueva Democracia a capitular y a unirse al suicidio nacional. Papandreu consiguió su deseo de salir del escenario político y dejar a otros el trabajo sucio de verdugo de la UE.

Después de una reunión el domingo 8 de noviembre entre Papandreu, el líder de la Nueva Democracia, Antonio Samarais, y el presidente griego Karolos Papoulias, se acordó la formación de un nuevo gobierno interino, de acuerdo con el comunicado emitido por el despacho del presidente, con la limitada tarea de ratificar "las decisiones tomadas por el Consejo Europeo el 26 de octubre", es decir, el nuevo préstamo de salvamento de 130 mil millones de euros condicionados a la implementación de una austeridad brutal y bajo el nombre de las mentadas "reformas" que se le exigen al país a cambio de asegurar el tramo de 8 mil millones de euros que estaban pendientes del anterior acuerdo de salvamento. Se acordó que se celebrarían elecciones el 19 de febrero, lo cual significa que será después de que todo haya sido concluido y firmado, incluyendo un "nuevo memorándum de entendimiento" para el nuevo rescate.

Lo que mejor muestra que se trata de una dictadura de los banqueros, es que el favorito para primer ministro interino es Lucas Papademus, ex vicepresidente del Banco Central Europeo y ex presidente del Banco Central de Grecia. Este nuevo primer ministro no electo será solamente el equivalente griego de Emil Hácha, a quien los nazis instalaron como presidente del Protektorat de Checoslovaquia en 1939. En este caso, sería nomás el adorno dizque nacional de la fuerza de tarea de la Comisión Europea que ya se ha instalado en Atenas.

Un comentario en el diario ateniense en inglés Athens News señaló que "Bruselas ahora, incluso a nivel de mera apariencia, ha abandonado la ultima pizca de respeto de la soberanía y la dignidad de Grecia como Estado miembro. No podría haber un preludio mas claro de los poderes sin precedentes que ejercerán los prestamista de Grecia bajo el memorándum del nuevo rescate". El diario concluye que "Por supuesto, fue el líder máximo, los mercados, los que realmente emitieron la orden de la formación de un nuevo gobierno griego".

Sin embargo, no hay absolutamente ningún indicio de que el nuevo gobierno vaya a tener ningún apoyo popular y político mayor que el del gobierno anterior. Todo lo contrario, la furia popular, las huelgas y las manifestaciones continuarán.

Mientras que Grecia ha sido forzada a "honrar sus compromisos", es posible que sus colegas europeos no podrán honrar los suyos. Muy probablemente no podrán entregar los fondos prometidos. De hecho, según el portavoz de la City de Londres, Ambrose Evans Pritchard —quien escribe en el diario londinense Daily Telegraph— el propio Fondo Europeo de Estabilización Financiera (FEEF) podría necesitar ayuda a su vez. La semana pasada fracasó su oferta de bonos. Esperaba recaudar 5 mil millones de euros, pero solo logro recaudar 3 mil millones, por lo cual un experto financiero le dijo a Evanas Pritchard que si eso continuaba así, el propio FEEF necesitará un rescate.