Académico sirio: La pelea en torno a Siria es en realidad una pelea entre EU-Gran Bretaña-Francia y Rusia-China-India

7 de noviembre de 2011

3 de noviembre de 2011 -– En un comentario sobre el veto de China y Rusia en el Consejo de Seguridad de la ONU contra la imposición de más sanciones a Siria a principios de octubre, el profesor sirio Dr. Imad Fawzi Shuaibi, señaló que esta pelea gira en torno a la forma que tomará la política mundial en el futuro próximo, en tanto que Estados Unidos y Europa en bancarrota observan con envidia el crecimiento en lo económico y en poder político de una Asia encabezada por Rusia, China y la India.

Shuaibi escribió el 6 de octubre en el sitio de Internet del Centro Sirio de Información y Estudios Estratégicos, el cual preside en Damasco, que la confrontación dentro del Consejo de Seguridad se asemeja a la crisis de Bahía de Cochinos, y que en realidad tiene muy poco que ver con Siria, y más bien tiene todo que ver con la política mundial.

Shuabi describe la pelea como un sistema posterior al mundo bipolar dominado por el deseo de Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia de 1) Abolir el principio de la soberanía nacional, 2) reemplazar la soberanía nacional con el principio de la "intervención humanitaria", como pretexto de un sistema neocolonial para cambiar regimenes a fin de que satisfagan los objetivos de las antiguas potencias coloniales.

Señala el hecho interesante de que la resolución fue presentada esta vez por Gran Bretaña y Francia quienes, según Shuaibi, comparten la ilusión imperial de los tratados de Sykes-Picot de que Asia sudoccidental pertenece a su esfera de influencia. Shuaibi señala también a Tony Blair como el arquitecto de la alianza británico-francesa para abolir el principio de la soberanía nacional que se impuso después de la invasión nazi de Europa durante la Segunda Guerra Mundial. Asimismo, ataca al Presidente francés Nicolás Sarkozy por traicionar el republicanismo gaullista de Francia. Shuaibi concluye que después de este veto el mundo ha quedado en gran medida dividido y que Siria ya no será el campo de batalla de esta confrontación.

Esta conclusión es solo parcialmente cierta, porque Siria es todavía un lugar fácil para que el imperio británico lance una nueva ronda de provocaciones. Los sirios y los rusos pueden pensar que la posibilidad de un conflicto global podría detener a la OTAN conducida por los británicos, pero esta es una grave subestimación de la locura de Barack Obama controlado por los británicos y de otros sicofantes neoconservadores en EU.