La información de la IAEA provino de EU, Francia y Gran Bretaña ... —pero deja por fuera el peligro real

10 de noviembre de 2011

La información de la IAEA provino de EU, Francia y Gran Bretaña, dice especialista de seguridad de Francia—pero deja por fuera el peligro real

9 de noviembre de 2011 — En entrevista esta mañana con France Info, la estación de radio nacional pública dedicada solo a noticias, el presidente del Instituto Francés de Análisis Estratégico (IFAS), Francois Géré, dijo que el nuevo informe de la IAEA se tiene que tomar con cautela, "leer entre líneas", dado que la información que acusa a Irán fue aportada por tres acusadores, Francia, Estados Unidos y Gran Bretaña.

Géré había abordado la operación en contra de Irán en Francia desde mediados de octubre, cuando la reportera de asuntos militares de Le Figaro, Isabelle Lasserre, escribió un artículo titulado: "Irán prepara una bomba nuclear", con base en supuestas filtraciones del informe de la IAEA, de próxima aparición.

Contradiciendo a Lasserre, Géré al día siguiente dio una entrevista a la revista nacional Le Point donde atacó el artículo de Le Figaro. "Este informe no contiene ni un solo elemento nuevo comparado con hace seis meses". Después de haber estudiado "elementos de ese informe de la IAEA, Géré le dijo al periodista de Le Point Armin Arefi que, "nosotros sabemos que Irán ha acelerado su enriquecimiento del uranio en un 20% bajo el control de la agencia. De ahí se sigue que la República Islámica podría estar muy pronto en posibilidad de un enriquecimiento hasta del 90%, el umbral que permite la utilización militar del uranio. Más aún, ya se sabe que esos elementos son capaces de utilizarse en la investigación orientada a vincular sus capacidades militares a las capacidades balísticas. Pero, no enfrentamos un caso como el de Corea del Norte, en donde los especímenes que se tomaron de las varillas de plutonio constituyeron prueba irrefutable". Géré agrega que "aquí, nadie está en posición de decir que Irán ha desviado un cierto número de centrífugas e intentado un enriquecimiento hasta del 90%".

'Lo que es diferente hoy" continuo Géré " es que el informe está mucho más orientado políticamente. Es mucho más acusatorio en contra de Irán, a pesar de que no hay avances en las pruebas". Géré también reaccionó enojado ante la acusación de Lasserre en contra del ex director de la IAEA, Mohamed ElBaradei, a quien acusó de minimizar el programa nuclear iraní y "hasta de haber mentido sobre algunos de sus elementos". "Estas acusaciones son escandalosas. ElBaradei simplemente respetó el principio sobre las funciones de la agencia, según el cual no se puede hacer público nada sobre qué elementos se hayan descubierto".

Arefi de Le Point destaca que las acusaciones de Lasserre en Le Figaro se produjeron justo días después de que se reveló un supuesto complot iraní para asesinar al embajador saudí en Estados Unidos. "La Brigada Al Quds es lo suficientemente fuerte y experimentada como para no tener que pedirle ayuda a cualquier ciudadano iraní en suelo estadounidense", le dijo a Arefi un asombrado ex diplomático, especialista en Irán, agregando que el no veía ningún interés que pudiera tener Irán en organizar una tal "operación fantástica", excepto que iba a ser "como dispararse uno mismo en el pie".

Prefigurando lo que ahora se sabe es un peligro de guerra mundial inmediata, hechos como el asesinato de Muammar Gadafi, Géré identificó en su momento las dos operaciones como parte de una "campaña de los medios con el objetivo de preparar el terreno para una nueva serie de sanciones de las Naciones Unidas, encabezadas por Estados Unidos y Francia... Esta nueva dinámica en contra de Teherán está destinada al fracaso" dijo. "Rusia y China han mostrado de nuevo que ellos van a vetar cualquier resolución de la ONU en contra de Irán".

Pero Géré deja por fuera lo que es lo más importante; no estamos hablando de una segunda edición de la invasión a Irak del 2003 o de una guerra contra Irán, sino de la Tercera Guerra Mundial termonuclear.