¿Es el rompimiento del Tratado FCE una cubierta para preparar un ataque contra Siria?

26 de noviembre de 2011

26 de noviembre de 2011 — Una explicación posible a la decisión estadounidense del 22 de noviembre de ya no entregarle más información a Rusia sobre los despliegues militares de EU, según el tratado de Fuerzas Convencionales en Europa (FCE), es que es una cubierta para los preparativos de un asalto militar en contra de Siria. Esta evaluación fue hecha en pravda.ru, por el analista de asuntos militares rusos Anatoly Tzyganok, director del Centro de Pronósticos Militares de Moscú. Su explicación es bastante creíble.

Pravda.ru destaca que el tratado, firmado y ratificado originalmente en 1990, fue revisado en 1999, pero solo cuatro países ratificaron la nueva versión, Rusia, Bielorusia, Ucrania y Kazajistán. Ningún país miembro de la OTAN ratifico nunca el tratado y por esa razón, el entonces presidente ruso Vladimir Putin suspendió la participación de Rusia en el tratado hasta que los miembros de la OTAN decidieran ratificarlo. Sin embargo, Estados Unidos y también Gran Bretaña continuaron el intercambio de información bajo el tratado, es decir, hasta este martes pasado. El anuncio del Departamento de Estado de que Estados Unidos iba a dejar de aportar información a Rusia sobre los despliegues militares, se dio inmediatamente después de un anuncio similar por parte del gobierno británico.

Así que, ¿por qué es que, después de cuatro años, ocurre precisamente ahora esta suspensión de información? "Aparentemente, está conectada a la situación en el Mar Mediterráneo" dice Tsyganok. "Uno pudiera asumir que la OTAN va a crear un grupo militar cerca de la frontera sur de Rusia para atacar Siria. Es muy probable que planteen el asunto en la cumbre de la OTAN en diciembre. Van a tratar de analizar las acciones de Siria en caso de que la OTAN lleve a cabo operaciones militares en contra del país, como ya sucedió con Libia".

Tsyganok destacó que Rusia tiene una base naval en Siria, con complejos de defensa aéreos, los que representan por lo tanto un obstáculo a un ataque de la OTAN desde el este del Mar Mediterráneo o Israel. "Si deciden atacar, muy probablemente ocurrirá desde el lado de Arabia Saudita" dijo, "Así que EUA tiene algo que ocultar".