Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia: Una intervención militar extranjera en Siria es "absolutamente inaceptable"

27 de noviembre de 2011

27 de noviembre de 2011 – Mientras que los ministros de finanzas de la Liga Árabe se reúnen para decidir las sanciones económicas que aplicarán a Siria, y mientras que continúan la guerra civil interna armada por los británicos, Rusia dejó bien claro en términos que no dejan lugar a duda, su rechazo no solo a mayores sanciones a Siria sino también de cualquier intervención militar extranjera. El vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, Alexander Lukashevich, le dijo a los periodistas en la rueda de prensa semanal del ministerio, el 25 de noviembre, que lo que se necesita al interior de Siria es diálogo. "Nosotros creemos que las tareas más importantes ahora son el cese incondicional de la violencia, cualquiera que sea el origen, y la intensificación del diálogo interno en Siria sobre la cuestión de las reformas democráticas en el país", dijo. Insistió además que una intervención militar desde afuera es "absolutamente inaceptable" y que "la cuestión de los derechos humanos no se debe utilizar bajo ninguna circunstancia como pretexto para interferir en los asuntos internos de los Estados, en este caso en Siria".

Mientras tanto, han circulado rumores sobre la inminente imposición de una zona de exclusión aérea sobre Siria, a partir de la resolución de la Asamblea General de la ONU que condena las violaciones a los derechos humanos en Siria el pasado 22 de noviembre. La cadena noticiosa rusa en inglés Russia Today señaló en un informe del 24 de noviembre que, con la maniobra de derrocar a Bashar Assad por supuestos "fundamentos humanitarios", parece que se repite el escenario libio. Turquía está preparada para imponer una zona de exclusión aérea sobre Siria, con apoyo logístico estadounidense y con la posible participación de otros países árabes de la región, en cuanto la Liga Árabe tome una decisión al respecto, con el pretexto de "pedir la protección de civiles sirios", según el servicio noticioso árabe Al Bawaba del 22 de noviembre. La zona de exclusión aérea incluiría en este caso, según la versión que circula, la prohibición del movimiento de vehículos militares sirios, supuestamente con el objetivo de impedir el bombardeo de ciudades sirias.

Cabe señalar en este contexto que el Ministro de Relaciones Exteriores turco, Ahmet Davutoglu, participará en el Cairo en la reunión de los ministros de Relaciones Exteriores de la Liga Árabe hoy 27 de noviembre, en donde se discutirá la propuesta de restringir los vuelos de las aerolíneas internacionales así como las transacciones comerciales y bancarias con Siria que saldrán de la reunión de los ministros de finanzas. Aunque el ministro de Defensa turco ha negado que tengan ningún interés en invadir Siria, Russia Today informa que "los críticos temen que, al igual que en Libia, occidente utilizará el marco de la intervención humanitaria para justificar una invasión de Siria a toda escala", lo cual constituye por supuesto exactamente el plan británico, respaldado por su títere Obama.