'La niebla de guerra' se hace más densa con el ataque a Pakistán

30 de noviembre de 2011

29 de noviembre de 2011 — Después de un año completo de la "guerra con aviones robot" de Nerón Obama en Pakistán, el "inexplicable" ataque del pasado sábado 26 a dos bases militares fronterizas pakistaníes, se convierte en un detonador más para desatar una guerra mundial. Bajo la niebla de la confusión y de "explicaciones" contradictorias, lo que ésto involucra es el factor del arsenal nuclear de Pakistán y sus estrechas relaciones con China.

Como parte de las operaciones del Comando Conjunto de Operaciones Especiales de Estados Unidos (JSOC, por sus siglas en inglés) en la zona fronteriza de Pakistán, bajo el auspicio de la OTAN, atacaron simultáneamente con aviones robot, helicópteros y bombarderos de combate, dos bases de reabastecimiento pakistaníes cuyas coordenadas de GPS habían sido dadas a las fuerzas de la OTAN. Después de esto, el incidente se agravó cuando se circularon afirmaciones provenientes de fuentes identificadas como "funcionarios occidentales en Kabul" de la OTAN, que fueron pakistaníes o insurgentes cercanos a sus bases los que atacaron primero a las fuerzas del JSOC. Lo absurdo de esto como "justificación" es obvia, incluso si fuese cierto, y deja abierta la pregunta de por qué se llevo a cabo ese ataque total que duró dos horas. Nerón Obama no ha expresado ninguna condolencia ni ha hecho ninguna declaración. Tanto la Secretaria de Estado Clinton como el Secretario de le Defensa Panneta han expresado condolencias por los soldados pakistaníes muertos; pero ni Panneta ni el Pentágono han expresado "pesar" de que haya ocurrido el incidente.

China y Pakistán acaban de terminar sus maniobras militares "antiterroristas" bastante amplias el viernes anterior, en la misma zona en donde se realizaron los ataques. Las maniobras se practicaron para combatir a los separatistas uigur de China que usan las zonas tribales de Pakistán como base. Esto es un recordatorio de que China y Pakistán están estratégica y económicamente aliados.

La agencia noticiosa china Xinhua informó que después de una reunión el mismo sábado, el organismo civil y militar de más alto nivel de Pakistán, el Comité de Defensa del Gabinete, encabezado por el Primer Ministro Syed Yusuf Raza Gilani, le dio a Estados Unidos 15 días para evacuar su Base Aérea de Shamsi (base de los aviones robot) en el suroeste de la provincia de Baluchistan y también decidió, con efecto inmediato, cerrar las líneas de abastecimiento de la OTAN y de la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad (FIAS), la cual se inició como operación del Consejo de Seguridad de la ONU y ahora está a cargo de la OTAN.

El sábado y el domingo realizó mítines en todo Pakistán, el candidato presidencial (y agente británico) Imran Kahn, en demandan de poner fin a toda cooperación con Estados Unidos. El ascenso de Imran Khan, un pastún, y por lo tanto, preferido por los militares debido a los problemas de Islamabad en las zonas pastún, es una victoria imperial británica. No es, ciertamente, una victoria para ninguna fuerza cuerda del Presidente de los Estados Unidos.

Pero, bajo el demente títere británico Barak Obama (quien ha intensificado la política del idiota de "W" Bush, controlado por Cheney, sobre el uso de los aviones robot) las fuerzas estadounidenses han hecho esos ataques en repetidas ocasiones contra las fuerzas de Pakistán solo para "darles un coscorrón y recordarles quien tiene el control" —como se lo dijo a EIR una fuente muy bien colocada-– o como lo caracterizó Lyndon LaRouche, como una guerra psicológica demente. Pero lo del sábado realmente no tiene ninguna proporción con cualquier precedente, y convierte a las relaciones con Pakistán en un detonador más para la guerra generalizada.

Entre los niveles superiores de las fuerzas armadas de Pakistán y entre los aliados políticos del fermento antiestadounidense de Imran Khan, ha circulado públicamente la versión de que se teme que el presidente Zardari pueda entregar las llaves de las instalaciones nucleares de Pakistán a los estadounidenses, quienes, de una u otra manera, "se los llevarían". Los agentes secretos del JSOC han estado de cacería en Pakistán, en busca del lugar exacto de esas instalaciones, en tanto que los militares pakistaníes han estado tratando de ocultarlos y de montar sustitutos falsos. China esta claramente conciente de esta situación, y en una zona del norte de Pakistán, a pedido de los militares pakistaníes, mantiene una vigilancia de las instalaciones nucleares.

Aquí está pues otro detonador de una guerra nuclear, en las dementes políticas del Nerón Obama, que solo se pueden eliminar sacándolo de su puesto.