Putin ataca la política de la Unión Europea hacia Grecia y la burbuja financiera

9 de febrero de 2012

9 de febrero de 2012 — El Primer Ministro ruso, Vladimir Putin, hizo una devastadora crítica pública al manejo europeo de la crisis de la deuda griega, (e implícitamente, de las consecuencias de seguir sosteniendo al sistema monetario del euro). En su intervención en Foro Ruso 2012 organizado por Troika Dialog (el principal banco de la Confederación de Estados Independientes) Putin dijo que Grecia ni siquiera tuvo la oportunidad de devaluar su moneda nacional, y consecuentemente no tuvo capacidad de manejar su liquidez, dado que no tiene una entidad propia para emitir moneda (debido a su dependencia del sistema del euro).

"Se privó artificialmente a Grecia de la capacidad de reestructurar su economía", señaló Putin, porque en el 2008, se le cargó súbitamente con un déficit que no debió haber existido. "Empezaron a medir cantidades en el déficit que no se suponía que se debían incluir. Esto volvió insoportable la situación y se dispararon los intereses que tenía que pagar lo que llevó al desastre económico", explicó el primer ministro ruso. Putin caracterizó al euro como un "fardo" amarrado a los pies de Grecia. "¿Cuál fue el resultado?". Dado que Grecia no tenía ninguna liquidez, y no podía imprimir moneda, "tuvo que reducir directamente el gasto social, lo que llevó al empobrecimiento. Esto es una gran tragedia. Primero ellos privan a Grecia de su base industrial y luego le piden al país que produzca con industrias invisibles... ¡y sin dinero!".

Putin dijo que la única manera de mejorar la competitividad de Grecia es mediante las inversiones en su sector industrial. Pero, preguntó: "¿Quién va a invertir en una economía sin un mercado interno? Nosotros podríamos comprar algunas empresas estatales, pero esto sería saqueo, similar a lo que ocurrió en Rusia. Y es arriesgado, porque el consumo doméstico en Grecia continuará declinando... El asunto no es que la población griega no quiera o no sepa cómo trabajar" sino que es el hecho de que "no se han creado las oportunidades de que haya una utilización efectiva de la fuerza de trabajo con individuos altamente calificados".

Putin abordó en su discurso, la naturaleza de la crisis financiera en términos más amplios, y la naturaleza de largo alcance de la crisis y la economía de la burbuja financiera: "No se ha eliminado ninguna de las razones de los constantes trastornos financieros. Es más, la crisis del 2008... ha entrado obviamente en un nuevo estadio, que pone al descubierto problemas de fondo de largo alcance tales como la crisis de la deuda de corporaciones y gobiernos enteros, y los desequilibrios del sector financiero, que se han inflado fuera de proporción y en gran medida se han convertido en especulativos y muy alejados de las realidades económicas... Yo me reúno regularmente con dirigentes industriales, los principales ejecutivos y accionistas mayoritarios de grandes corporaciones y gerentes generales de compañías tanto americanas como europeas. Todos ellos señalan al sector financiero inflado que está alejado de las realidades económicas. Es un proceso destructivo de desindustrialización y una pérdida de empleos calificados en las principales economías de la zona del euro y de Estados Unidos".

Putin reiteró sus recientes polémicas en contra de los derivados financieros, y prácticamente se hizo eco del histórico discurso de su aliado Victor Ivanov, el zar antidrogas de Rusia, que dio en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales en Washington el pasado noviembre. En esa ocasión, Ivanov formuló acusaciones contra la economía de la burbuja global alimentada por el narcotráfico y dijo que el mundo debe proceder con la "lógica de la Glass-Steagall" y deshacerse de la economía de burbuja. Ivanov repitió algunos de sus argumentos centrales hace unos días en el Foro Económico Mundial de Davos. Putin dijo en su conferencia que: "El mejor de los escenarios sería rechazar las economías de burbuja y regresar a la economía de entidades reales, valores y activos reales, una economía que se puede medir en valores humanos, una economía que puede crear empleos en vez de derivados... Según cálculos de expertos, los activos reales globales actuales se calculan en unos $60 billones, en tanto que los derivados financieros se calculan en $600 billones. ¡Esto es diez veces más!".

Putin también anunció una perspectiva Asia-Pacífico: "Es obvio que el mundo nunca va a ser el mismo. Considerando el cambio en términos de categorías históricas, creemos que el asunto en cuestión representa el fin de un período de dominación política, económica y financiera de varios Estados, que ha durado cerca de cinco siglos. Los principales centros mundiales de crecimiento están cambiando del llamado Occidente relativamente histórico, y está creciendo la importancia de la región Asia-Pacífico y ciertamente los países del BRIC".

Aunque también Putin habló en términos de mejorar el ambiente de negocios en Rusia para atraer inversiones extranjeras, las ideas potencialmente más impactantes que expresó fueron las que destacamos anteriormente. En el panel junto con él, estuvieron el famoso operador de fondos especulativos Michael Milken, el profesor de la Universidad de Princeton Paul Krugman, el profesor de la Escuela de Administración de Empresas Booth de la Universidad de Chicago Raghuram Rajan y German Gref, directivo del Sberbank de Rusia (banco estatal de ahorros), que adquirió recientemente la firma de inversiones Troika Dialog.