Theodorakis hace un llamado a los griegos para que se pongan en pie de lucha, advierte que los bancos quieren regresar ...

29 de octubre de 2011

Theodorakis hace un llamado a los griegos para que se pongan en pie de lucha, advierte que los bancos quieren regresar el fascismo a Europa

29 de octubre de 2011 — Uno de los ciudadanos más famosos de Grecia, el compositor musical y dirigente político Mikis Theodorakis, hizo varias declaraciones públicas a principios de esta semana, exhortando a la población griega para que se ponga en pie de lucha, y le advirtió a toda Europa que los bancos quieren volver a imponer el fascismo en Europa.

En uno de los programas de televisión de comentarios políticos más popular de Grecia, Thodorakis advirtió que si los griegos se someten a las demandas de los llamados "socios europeos", significaría "nuestro fin como nación y pueblo". Acusó al gobierno de estar sentados como si fueran "hormigas" frente a la mesa de sus "socios" mientras que la población considera a este gobierno "brutal y ofensivo". Si continúa esta política, dijo "no podemos sobrevivir... la única solución es ponerse de pie y pelear".

Theodorakis —quien estuvo preso durante la junta militar de 1967-74, respaldada por los británicos— le dirigió además una carta abierta a los pueblos de Europa, que apareció en toda la prensa griega, donde dice: "Nuestra lucha no es solo una lucha por Grecia". Ni crean que el dinero se va a destinar a ayudarle a Grecia; el rescate "solo ayudará a los bancos extranjeros y a los políticos y gobiernos que están en su nómina".

Dice que no hay "otra solución más que reemplazar al actual modelo económico europeo, que está diseñado para crear deuda". Cita a Solón de Atenas, quien "suspendió las deudas de los pobres con los ricos", y exigió que se imponga un "control drástico de los mercados financieros".

"No les estamos pidiendo que apoyen nuestra lucha en solidaridad porque nuestro país fue la cuna de Platón y Aristóteles, Pericles y Protágoras... Les estamos pidiendo que hagan esto por su propio interés. Si permiten ustedes el sacrificio de las sociedades griega, irlandesa, portuguesa y española ante el altar de la deuda y los bancos, muy pronto serán ustedes los siguientes. No van a prosperar sobre las ruinas de las sociedades europeas... Se nos agota el tiempo, pero estamos despiertos. Construyamos juntos una nueva Europa... Resistamos el totalitarismo de los mercados que amenazan con desestabilizar y transformar Europa en una país del Tercer Mundo, que instiga a las naciones de Europa una contra otra y destruye nuestro continente promoviendo el regreso al fascismo".