Victor Ivanov propone la cooperación económica ... para sustituir la producción de drogas en Afganistán

19 de marzo de 2012

Victor Ivanov propone la cooperación económica y acabar con la economía de las burbujas financieras, para sustituir la producción de drogas en Afganistán

19 de marzo de 2012 –- El director de los Servicios Federales para el Control de Narcóticos de Rusia, Victor Ivanov, vinculado desde hace tiempo al primer ministro y Presidente Electo, Vladimir Putin, hizo dos nuevas propuestas actualizadas para fomentar el desarrollo económico a gran escala en Afganistán y las antiguas repúblicas soviéticas de Asia Central. El planteamiento más amplio lo hizo Ivanov ante la Comisión de las Naciones Unidas sobre Narcóticos, que se reunió en Viena el pasado 12 de marzo, donde planteó que ha llegado el momento de desechar la economía neoliberal de plano, dado que las finanzas globalizadas constituye el verdadero mercado del narcotráfico. Ivanov reiteró el llamado que ya había hecho en Washington, DC, en noviembre pasado, donde exhortó a deshacerse de la economía global de la burbuja financiera que esa adicta al narcotráfico, y en esta ocasión recalcó tiene el respaldo del Presidente electo en este respecto.

El 7 de marzo, el diario ruso Kommersant informó que Putin había dado instrucciones al Ministerio de Relaciones Exteriores ruso, al Ministerio de Finanzas y al de Economía, para estudiar las propuestas que presentó Ivanov en enero, y dar a conocer sus opiniones para el 10 de abril. De acuerdo al mismo diario, Victor Ivanov ha propuesto "crear una Corporación Rusa para la Cooperación con los países de Asia Central. Según los informes, propone que Rusia asigne 2,000 millones de rublos (unos $70 millones de dólares) para respaldar la empresa. Esta iniciativa se orientaría a adquirir acciones en plantas de energía hidroeléctrica en Asia Central, fomentar la industria avícola, y desarrollar plantas de ensamblaje de tecnología avanzada para competir con China".

Ivanov propone esta nueva entidad como una "corporación de desarrollo", similar a la ya existente Corporación de Desarrollo para el Cáucaso Norte, la cual es una subsidiaria del banco VEB (un banco estatal de fomento, conocido como el Banco de Desarrollo de Rusia). La corporación funcionaría con asociaciones público-privadas para promover proyectos de desarrollo en la región "para proteger el interés nacional ruso".

Kommersant señala que Victor Ivanov tiene el respaldo del ministro de Relaciones Exteriores, Sergei Lavrov, para esta idea. El memorando de presentación enumera una serie de empresas y entidades estatales que ayudarían a establecer la nueva, tales como Rosneft, RusHydro, VTB, Gazprom, UES, Ferrocarriles Rusos, VEB, Sberbank, y Rosatom, así como el grupo bancario Alfa y la firma de informática Sistema. Así mismo, podrían participar socios extanjeros de Asia Central. Uno de los objetivos sería obtener el control administrativo de dos presas hidroeléctricas, la de Kambaratinsk en Kyrgyzstán y la de Rogun en Tajikistán. El proyecto plantea un programa para desarrollar un complejo hidráulico, energético y alimenticio para la región, incluyendo la restauración de las líneas de abastecimiento de energía de la era soviética, la construcción de una la Planta de Energía Nuclear de Asia Central, y un acueducto para conectar Siberia del Sur con el Valle de Fergana en Tobol. Otro aspecto del proyecto es un programa para alcanzar la "seguridad de proteínas" con el desarrollo de la industria avícola.

La ponencia que presento Victor Ivanov en la 55 Sesión de la Comisión de las Naciones Unidos sobre Narcóticos, se tituló "Sobre los enfoques de una política antinarcóticos amplia y balanceada basada en el desarrollo de la infraestructura en el contexto del desafío de eliminar el centro planetario de la producción de narcóticos en Afganistán".

"Lo que más necesita Afganistán hoy es una alternativa de desarrollo pleno", señala Ivanov. "¿Qué significa esto en la práctica? Significa organizar la electrificación y la industrialización de Afganistán que tanto ha sufrido, de tal modo que las nuevas tecnologías y la infraestructura se conviertan en la principal fuente y fuerza motriz de la creación pública de riqueza. Estoy convencido de que el modo de resolver el problema de la producción de drogas es precisamente organizar un auge socioeconómico creando la infraestructura de la próxima generación, capaz de dar acceso a una calidad de vida al nivel del mundo moderno para la mayoría de la población de los países involucrados. La construcción de una nueva generación de infraestructura, no para el acceso limitado de ella sino para el uso generalizado, es lo que proporciona una solución sustancial al desafío planetario de la producción de drogas.

"En esencia, hoy el mundo enfrenta la necesidad de abandonar la economía neoliberal enferma, que alimenta la desigualdad y hace de la Tierra un zona de narcóticos, y hacer el cambio a un nuevo modelo de desarrollo socioeconómico, que haría realidad el derecho reconocido por la ONU al desarrollo y al progreso social. El punto de vista que yo he presentado aquí coincide con la posición del primer ministro, ahora Presidente electo de Rusia, Vladimir Putin".

(El próximo número del semanario Executive Intelligence Review, EIR, publicará un informe complete de la iniciativa de Ivanov).