Multan al banco de la reina Elizabeth II por lavado de dinero sucio

29 de marzo de 2012

27 de marzo de 2012 — "Coutts & Co., el banco privado que utiliza la reina Elizabeth II, fue castigado con la multa más alta que se haya puesto en el RU por violaciones a las normas contra lavado de dinero, luego de que no realizó las averiguaciones apropiadas a casi las tres cuartas partes de clientes con posiciones delicadas políticamente". Así comienza el artículo que publicó el martes 27 el diario británico Financial Times en su primera plana, lo cual es bastante elocuente.

El principal tabloide británico, Daily Mirror, sacó un encabezado que dice: "El supervisor de la City le dio a los banqueros de la reina en Coutts una multa récord por no checar el lavado de dinero". El diario Herald Scotland: "Multan con 8.75 millones de libras al banco de la reina"; y la publicación especializada This Is Money: "El banco de la reina, el Coutts, multado con £8.75m por aceptar dinero sucio de uno déspotas".

La Agencia de Servicios Financieros (FSA, por sus siglas en inglés) revisó 103 cuentas de personas de "alto riesgo" (delincuentes, narcotraficantes, etc.) en el Coutts Bank, y descubrió que 73 de ellas (el 71%) mostraban que de manera rutinaria no identificaban a los clientes de "alto riesgo" ni a las llamadas "personas expuestas políticamente", es decir, políticos o funcionarios públicos que se conocen por corruptos y a quienes para fines de supervisión bancaria se les considera como "riesgo inaceptable". No se dijo si alguna de esas cuentas pertenece a la más famosa de esas "personas expuestas políticamente", es decir, la reina de Inglaterra.

El Coutts Bank es ahora la división de banca privada del Royal Bank of Scotland (RBS), el banco líder del Grupo de Bancos Inter-Alpha que controla el grupo Rothschild, y después de los rescates financieros de hace cuatro años, ese banco tiene ahora una participación mayoritaria del gobierno británico. La FSA investiga también a otros cuatro bancos afiliados al RBS.

La multa al Coutts se refiere a un período de tres años, desde fines de 2007, cuando le pagaba bonificaciones a su personal de acuerdo a la cantidad de clientes nuevos que reclutaran. El 1% de sus clientes se clasificaron como "alto riesgo".

"Las fallas del Coutts fueron significativas, generalizadas e inaceptables", dijo el director de la FSA, Tracey McDermott. "Su conducta está muy por debajo de la norma que esperábamos, y el tamaño de la multa financiera muestra que tan seriamente observamos su fallas".

En el boletín de prensa que emitió la FSA sobre el caso Coutts, McDermott señala que "Coutts aumentó su base de clientes, lo cual elevó sus relaciones con clientes de alto riesgo. El ambiente regulatorio en relación con el delito financiero también había cambiado. Es por tanto particularmente decepcionante que Coutts no haya tomado las medidas apropiadas... Esta multa debe servir como advertencia a otras firmas de que no solo deben asegurarse de revisar constantemente sus controles y adaptarlos a los riesgos cambiantes del riesgo de delitos financieros en sus negocios, sino que deben también hacer cambios de acuerdo a los cambios en las normas regulatorias y otras normas legales".

Coutts ya había sido multado por no haber impedido que sus cuentas se utilizaran para financiar organizaciones terroristas, como parte de una multa de £5.6 millones de libras esterlinas contra el Royal Bank of Scotland en 2010. También le pusieron una multa de £6.3 millones en noviembre pasado por no haber explicado a sus clientes los riesgos asociados a ciertos documentos de ahorro relacionadas con la compañía aseguradora estadounidense que quebró, la AIG. En total, el RBS ha sido multado por más de £25 millones de libras esterlinas, más que a cualquier otro banco del Reino Unido (lo cual por lo visto consideran simplemente como "gajes del oficio").

"Los errores del Coutts son de marca mayor y monumentales", dijo la abogada Sarha Clarke. "Esto los coloca en una posición muy delicada... pues las firmas que no aprenden las lecciones de hechos anteriores, inevitablemente atraen mayor atracción de las agencias policiales".