Banquero del IFI preocupado por el derrumbe de la eurozona

11 de abril de 2012

11 de abril — En una conferencia de prensa en Washington el pasado lunes 9, Charles Dallara, director del Instituto de Finanzas Internacionales (IFI), que representa a 450 instituciones de "servicios financieros", declaró su inconformidad con el "cortafuego" de 500 mil millones de euros, ya que según el IFI debió haber sido cuando menos del doble. "Las medidas de liquidez son insuficientes e inyecciones similares en el periodo venidero no son posibles ni deseables", dijo Dallara. Sin embargo, dijo el banquero de los banqueros, la eurozona necesita hallar un camino para "incrementar" su cortafuego y "mejorar su flexibilidad y que el despliegue de esos recursos sea oportuno".

En una declaración de cuatro páginas, dirigida al Comité Monetario y Financiero Internacional del Fondo Monetario Internacional (FMI), el IFI amplió sus "sugerencias". Dado que Europa esta ya casi muerta, el IFI sugiere mirar hacia otras "economías maduras", es decir la de Estados Unidos, pero también Brasil, China e India en busca de un modo de aumentar el financiamiento para los rescates, sugiriendo muy servicialmente que se "corrijan" las desigualdades "internas" y "regionales" en el proceso. La eurozona, y ahora el mundo, deberían trabajar para "hacer mutua la carga fiscal" y, en última instancia, "en la concentración de la autoridad fiscal", para lo cual obviamente el FMI no necesita ningún estímulo. En otras palabras, lo que quieren los banqueros es saquear al resto del mundo para salvar sus bancos insolventes, repletos de deudas de casino, e imponer una dictadura mundial para que el FMI decida sobre los presupuestos nacionales, ¡casi nada!

Dallara y los banqueros se enfrentan al hecho de otro rescate al estilo de Grecia, es imposible, tanto desde el punto de vista de los banqueros –-que ya no aceptarán una quita— ni tampoco desde el punto de vista de las manifestaciones cívicas políticas. Para enfrentar esto, el IFI anunció que había "establecido un comité del mas alto nivel compuesto de lideres tanto del sector privado como del sector público", para aprender de la experiencia griega y para "proponer acciones para fortalecer las prácticas existentes tanto en prevenir las crisis de deuda soberana y en su solución". O dicho en buen cristiano, para preparar las medidas a tomar para el momento en que Italia, España, Portugal, etc., se declaren en incumplimiento de pagos.