Se hunden los mercados de valores europeos debido a que acelera la crisis de la deuda

12 de abril de 2012

12 de abril — La crisis de la deuda pública transatlántica se está manifestando de nuevo con todo su potencial explosivo, debido al sombrío reconocimiento tardío del presidente de la Reserva Federal de EU (Fed), Ben Bernanke, el cual emitió con el objetivo de defender su política monetario de repartir dinero fresco a manos llenas a los bancos insolventes ("en helicóptero", le dicen los periodistas) en contra de sus oponentes al interior de la Fed. Pero la explosión es también real y acelerada.

El pasado martes 10, las acciones de los bancos europeos y los valores financieros cayeron en más de un 8% —seguidos de las acciones de los bancos en Estados Unidos— después de que el presidente del cartel de los banqueros acreedores (el Instituto de Finanzas Internacionales), Charles Dellara, admitiera que la reciente impresión masiva de dinero que ha hecho el Banco Central Europeo (BCE) no ha logrado "descongelar" el mercado de crédito interbancario ni cualquier otro mercado de crédito. El nuevo informe de la OCDE hace fácil saber porque.

El apalancamiento promedio de los bancos de Europa ha llegado a 26:1, muy cerca del punto que desató el desplome bancario transatlántico de 2007-08. La suma de los activos de los bancos (lo que se denominaría usualmente el "valor" de sus activos), que es decir las colocaciones que tienen en inversiones de bonos y otros valores —incluso sin contar los derivados financieros, que es otra montaña de papel—ya alcanzó casi el 300% de todo el Producto Interno Bruto de Europa. Nomás para comparación, los bancos de Estados Unidos, que tienen sus propios problemas para cobrar sus colocaciones (o sea, para justificar el "valor" de sus activos) es de 85% en este momento. Esos dizque "activos" de los bancos europeos equivalen a 13 veces el libro de activos del BCE, el cual ya llegó a unos 4 billones de euros.

Esto explica las quejas de Dallara (ver nota aparte: Banquero del IFI preocupado por el derrumbe de la eurozona) en el sentido de que los rescates que ha otorgado el BCE a la banca europea son"muy poquito" —a pesar de que ya llegaron a un billón y medio de euros— y que incluso todos los planes de la Unión Europea y el BCE son "muy poquito". Del mismo modo, por eso insistió también en que ya no habrá más "quita" a los países deudores, como ocurrió con Grecia después de su incumplimiento tácito.

La realidad es que no se trata de que Italia, España o Grecia no se puedan rescatar, sino los bancos europeos que no tienen remedio.