Cheminade presenta su política agrícola

13 de abril de 2012

13 de abril de 2012 — De los 10 candidatos a la Presidencia de Francia, Jacques Cheminade fue uno de los siete que aceptaron la invitación para hablar en el Congreso de la Federación Nacional de Sindicatos Agrícolas (FNSA), el 29 de marzo en Montpellier. Cada candidato tuvo 15 minutos para hacer su presentación, además de unas dos o tres preguntas, y puesto que se presentaron por orden alfabético, Cheminade fue el segundo en hablar, después de Francois Bayrou.

Ante las 22 organizaciones de agricultores allí representadas, y los otros seis candidatos, Cheminade habló sin pelos en la lengua y denunció la demencial política financiera que considera que los alimentos son una mercancía por la que se pueden hacer apuestas.

También rechazó el enfoque del ecologismo maltusiano que pone a los grandes en contra de los pequeños productores, más insistió que todos deben contribuir a la hora de trabajar para asegurar que toda la población mundial —unos 9 mil millones de personas, para el 2050— tengan acceso a una buena alimentación.

Dijo que, Francia, debe tener un enfoque de uso intensivo de capital y energía para desarrollar la agricultura, y con mayor razón si Francia es, a nivel mundial, uno de los mayores exportadores de productos agrícolas. Si Cheminade es electo Presidente de Francia, la investigación y la innovación serían el corazón de su política agrícola. Al mismo tiempo, se debe prohibir la especulación con los alimento, lo que a su vez, implicaría la separación de lo bancos de acuerdo con las normas establecidas por la ley Glass-Steagall. La eliminación de las regulaciones en el sector de la producción de alimentos, insistió, es algo particularmente perverso.

En vez de la gestión a corto plazo de las reservas alimenticias, a la merced de los mercados y la especulación, Cheminade propuso que todos los países tengan suficiente cantidad de acopios para su población, y que Estados Unidos adopte una política inteligente de biotecnologías. Además mencionó que tan beneficioso sería para la agricultura en la Tierra el desarrollo de un programa de exploración espacial.

Si no, el punto de vista maltusiano de que hay un número limitado de recursos que pueden compartirse entre una población que está creciendo, solo puede llevarnos a la ley de la jungla y así a la guerra, concluyó.

El presidente nacional del Banco de Crédito Agrícola hizo la primera pregunta, acerca de la deuda de los diferentes países de la Comunidad Europea, y que haría Cheminade para proteger los intereses de Francia. La segunda pregunta tuvo que ver con el “principio de precaución”, respecto a forzar a los agricultores a tomar medidas para prevenir daños al medio ambiente.

Al final Cheminade recibió aplausos.