Suenan tambores de guerra para intervenir en Siria

27 de abril de 2012

27 de abril de 2012 — Desde varios lugares en Europa y Estados Unidos se insiste en una intervención militar en Siria, muy a tono con las intenciones imperiales británicas. El llamado más explícito vino del ministro de Relaciones Exteriores de Francia, Alain Juppe, quien dijo el miércoles 25 que introducirá una propuesta de resolución bajo el Capítulo 7 de las Naciones Unidos, para lo que dice se trata de "restaurar la paz y la seguridad internacional", si el gobierno sirio no cumple a satisfacción con el cese al fuego que supervisa Kofi Annan, para principios de mayo. El próximo 5 de mayo, Kofi Annan presentará su informe al Consejo de Seguridad de la ONU sobre el estado del cumplimiento de Siria, lo cual será el "momento de la verdad", según Juppe. "Si eso no funciona, no podemos permitir que el régimen nos desafíe. Tendríamos que proceder a una nueva fase con una resolución del Capítulo 7 de las Naciones Unidas", dijo Juppe en París, luego de reunirse con uno de los varios grupos de la oposición siria.

"Incumplimiento" es la consigna que ahora levanta todo el grupo de activistas que promueve el juego de guerra británico. La semana pasada en una reunión del grupo de dizque Amigos de Siria, Hillary Clinton, Secretaria de Estado de EU, planteó la posibilidad de que haya que tomar medidas más severas en contra del gobierno sirio, de acuerdo al escenario de Obama copiado de Londres.

Al mismo tiempo, en la prensa estadounidense mantienen un ambiente de tensión constante con editoriales en el Wall Street Journal y el Washington Post, junto con los desvaríos del senador republicano de Arizona John McCain, durante la audiencia de confirmación del asistente de Ann-Marie Slaughter, Derek Chollet, quien parecía un moderado en contraste.

El miércoles se introdujo una resolución sobre Siria en la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado —que se enfrentó con la oposición de algunos senadores, entre ellos el demócrata James Webb— la cual pide la destitución del Presidente Bashar al-Assad y especifica una serie de medidas que debe tomar el gobierno de Estados Unidos, en una exhibición que parecía competencia sobre que rama del gobierno es más intervencionista e imperialista". La resolución se presentó como una propuesta bipartidista porque la patrocina el senador demócrata de Pensilvania, Bob Casey, y el senador republicano de Florida, Marco Rubio. Rubio dijo ese mismo día que "Assad ha cometido atrocidades... Se debe acelerar la salida de Assad". Entre otras cosas, la resolución propone que Estados Unidos diseñe un plan para encontrar y apoderarse de los arsenales de Siria.

El mismo miércoles 25 se reunieron los ministros de Relaciones Exteriores de la Liga Árabe en El Cairo, y emitieron una declaración donde señalan que solicitarán al Consejo de Seguridad de la ONU que "revise" su política hacia Siria, si el gobierno sirio no cumple de manera plena con el cese al fuego. Así mismo, le encargan a Marruecos, miembro de turno en el Consejo de Seguridad de la ONU, que transmita esa solicitud al Consejo en la reunión del 5 de mayo, cuando Annan presente su informe sobre el estatus del cese al fuego.

Susan Rice, la funcionaria británica que tiene el puesto de embajadora de Estados Unidos ante la ONU, también está haciendo su parte. Luego de que Annan dio un informe a puerta cerrada al Consejo de Seguridad el pasado martes 24, sobre el proceso de supervisión en Siria, Rice salió haciendo declaraciones para denigrar el cumplimiento de Siria y denunciar el despliegue de los observadores de la ONU como demasiado lentos. Dijo que "Damasco pone restricciones al despliegue de los observadores de la tregua".

Al día siguiente, sin esperar mayor información oficial de la misión de la ONU, Rice condenó al gobierno sirio, en particular, culpándolo de que su "artillería pesada" había causado una explosión en Hama, con el resultado de 16 personas muertas, cuando estalló un alijo de armas que, de hecho, habían sido escondidas por la oposición.

La realidad es que quienes siguen el plan imperial británico, actúan para garantizar el fracaso de la misión de Annan por un cese al fuego y una supervisión del proceso de desarme, o nada que se le parezca, tal y como lo había advertido previamente el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Lavrov.

Rusia sigue insistiendo en la diplomacia, dialogando con grupos de la oposición y al mismo tiempo rechazando con firmeza el cambio de régimen.

El vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, Alexander Lukashevich, dijo el pasado jueves 26 que el nivel de violencia en Siria ha disminuido desde que llegaron los observadores de la ONU. Actualmente se encuentran 15 de ellos y ya se ha aprobado el despliegue de 100. sobre las violaciones, Lukashevich dijo que "a menudo estas ocurren debido a las acciones provocadoras de la oposición armada, que con frecuencia obligan a las fuerzas de seguridad siria a abrir fuego en respuesta". En general, dijo, "todo nos permite señalar que la situación en Siria comienza a mejorar ligeramente, aunque es una tendencia muy frágil".