Una solución de tres puntos para la supervivencia de la especie humana: Actúa ya

26 de abril de 2012

por Kesha Rogers

26 de abril de 2012 — El sistema ya está explotando, y sin la promulgación inmediata de la solución específica de tres puntos que planteamos aquí, muy pronto seremos testigos de una desintegración completa de los gobiernos soberanos en todo el mundo. La bomba de la deuda está a punto de estallar, y con ella, las monedas del mundo. El euro está a punto de evaporarse, y si esta solución de tres puntos no se aprueba, el dinero como ustedes lo conocen se va ha convertir en algo inútil, prácticamente de la noche a la mañana.

Primero, hay que proteger los activos comerciales de los estadounidenses para que no sean saqueados como "rescates" de la oligarquía financiera de Wall Street y de Londres que están en quiebra. Para ello hay que reinstituir la ley Glass-Steagall original de Franklin Delano Roosevelt de 1933, y eliminar las deudas especulativas; seguidamente, se tiene que establecer un mecanismo de crédito constitucionalmente sólido para recapitalizar el sistema de banca comercial, en la forma del sistema de banca nacional hamiltoniano original; y a través de estos sistemas regulados de crédito, el Congreso debe emitir el financiamiento para restablecer el compromiso de nuestra nación por el progreso científico y tecnológico, que se expresaría en la construcción del proyecto NAWAPA XXI. Esta es la política que respalda la lista nacional de candidatos larouchistas al Congreso.

Los informes emanados de destacados ministros de finanzas en la reunión anual del FMI señalan que se necesitan entre 7 u 8 billones de euros para rescatar a los bancos europeos de sus deudas especulativas, pero la directora del FMI Christine Lagarde anunció que el Fondo solo tendrá una ampliación de $430 mil millones de dólares. En otras palabras, le faltan más o menos un 94% de lo que necesitaría para no hacer explosión en lo inmediato. Al mismo tiempo, los gobiernos europeos se están desmoronando porque no pueden imponerle la austeridad a la población, que es de donde se saca el dinero para pagarle a los bancos. Esta bomba de la deuda nunca podrá ser pagada, aunque desde el 2011 Obama y Bernanke se han ofrecido para tratar de hacerlo, con los dólares de tus impuestos, y un estado policial fascista.

Hay otra opción.

Alexander Hamilton reconoció que una crisis como esta podía suceder, y consagró la Constitución de Estados Unidos y al Banco Nacional con el poder de proporcionar el bienestar general a la nación. Puesto que las deudas son solo dinero, y el dinero solo tiene valor cuando está respaldado por riqueza física, Hamilton diseño la capacidad de aumentar deliberadamente la riqueza física de la nación, y defenderla de ser saqueada por los enemigos extranjeros y nacionales. Simplemente se elimina la deuda vinculada a la especulación, y se utiliza la autoridad del Congreso, que proviene del consentimiento del pueblo y de la ley natural, para fomentar el crecimiento de la industria, la ciencia, las artes y las manufacturas. Eso es lo que se logrará con la solución de tres pasos: la ley Glass-Steagall, una banca nacional, y el NAWAPA XXI. Nuestro potencial para prosperar, y para defender el desarrollo de las naciones soberanas alrededor del mundo requiere que actuemos en base a estos principios que encarna la Constitución de Estados Unidos. Estos son precisamente los principios que el imperio británico y su títere Obama, desde la Casa Blanca, intentan eliminar, junto con casi 7 mil millones de personas en todo el planeta, mediante el derrumbe económico global y una Tercera Guerra Mundial termonuclear. Para que la humanidad sobreviva, hay que llevar a Obama a un juicio político ya. Hacer componendas y negociaciones es suicida. Ustedes, ciudadanos de ésta gran república, deben armarse de valor y actuar ya.