Putin sigue presionando en contra de una intervención armada en Siria

4 de junio de 2012

4 de junio de 2012 — El Presidente ruso Vladimir Putin, actualmente de gira por capitales europeas, continúa presionando fuerte en contra de cualquier tipo de intervención militar extranjera en Siria. En sus reuniones en Berlín y París con la canciller Angela Merkel y el Presidente Francois Hollande, Putin reconoció que "hoy estamos viendo los elementos nacientes de una guerra civil. Esto es extremadamente peligroso". Pero también se opuso catogóricamente a cualquier fuerza militar extranjera, y advirtió: "No se puede lograr nada mediante la fuerza". Al final de su reunión en Berlín, la canciller Merkel reconoció que ambos, Putin y ella, habían acordado que la única forma de seguir adelante era presionar para que tuviera éxito la misión de Annan.

En su conferencia de prensa en París con el Presidente Hollande, las diferencias fueron más pronunciadas, luego de que Hollande dijo que "no hay solución posible sin que se vaya Bashar al-Assad". Putin dijo que las sanciones no funcionan y que la salida de Assad no era la solución. "¿Crees tú que solo con la remoción del presidente habrá felicidad en el país? Solo mira lo que está sucediendo en Libia".

Mientras el Presidente Putin anda de gira por Europa en su primera visita al exterior desde que tomó posesión, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia emitió un comunicado en fuertes términos, culpando a países extranjeros, sin mencionarlos, por la masacre en Hula. Los asesinatos, acusa la declaración, "muestran cuál puede ser el resultado de abastecer a los rebeldes de ayuda financiera y contrabandearles armas modernas, contratar mercenarios extranjeros y coquetear con diferentes tipos de extremistas".

Rusia, junto con China y Cuba también votó "no" en la reunión de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra del sábado 2, que sí autorizó una investigación de la masacre de Hula. La resolución, elaborada por el gobierno de Obama, culpa de la masacre al gobierno sirio y la presidente de la Comisión, Navi Pillay, amenazó que se podrían a presentar cargos en contra de los perpetradores por crímenes de lesa humanidad.

Luego de visitar Beirut este domingo 3, Kofi Annan estuvo en Doha, Qatar en una reunión de los ministros de Relaciones Exteriores de la Liga Árabe. La reunión pidió ampliar la misión de paz de Annan, "para tomar las medidas necesarias para proteger a los civiles sirios". Ya el 1 de junio, el presidente de la Liga Árabe, Nabil Elaraby le había escrito al Consejo de Seguridad de la ONU, proponiéndole que se aumente su tamaño y mandato. Lenguaje similar se usó en la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU sobre Libia y es seguro que Rusia va a vetar cualquiera de estas formulaciones. El mandato de 90 días conferido a la misión conjunta Liga Árabe-ONU vence el 20 de julio, por lo que se tendrá que renovar, modificar o dar por concluido. Kofi Annan está programado para dar un informe ante el Consejo de Seguridad de la ONU en el transcurso de esta semana.