Círculos financieros de EU en pánico se encuentran con que están discutiendo la Glass-Steagall

9 de junio de 2012

 

9 de junio de 2012 — El noticiero de finanzas Bloomberg TV del 5 de junio entrevistó a dos partidarios del restablecimiento del principio de la Glass-Steagall, el ex Inspector General del programa TARP del Tesoro, Neil Barofsky y al autor de Bail Out Nation Barry Ritholz, sobre el gran tema: cómo evitar otro derrumbe financiero. Después de que los dos respaldaron el principio Glass-Steagall, su anfitrión en Bloomberg les pidió que respondieran al comentario ampliamente citado de la 'Opinión del Jefe de Redacción' de Bloomberg del 23 de mayo, en el sentido de que regresar a los días de la Ley Glass-Steagall "probablemente no iba a funcionar" porque "el sistema financiero ha evolucionado de formas que son irreversibles". Ritholtz explotó diciendo que el sistema financiero no "evolucionó"; que $300 millones de dólares y 20 años de cabildeo implacable de los banqueros forzaron la derogación de la Glass-Steagall sobre la sociedad. Barofsky afirmó que la Glass-Steagall es uno de una serie de pasos dramáticos que eran "esenciales" para dividir los grandes bancos y ponerle fin a los rescates. La situación de JPMorgan y la denuncia hecha por la revista Bloomberg Market sobre que el Citibank ha estado metido en el fraude hipotecario hasta el día de hoy, muestra que nada ha cambiado desde el último derrumbe.

Al día situiente, Moneywatch del noticiero CBS subió un comentario de Larry Swedroe, director de Investigación de la firma inversionista estadounidense, BAM Advisor Alliance, sobre cómo ponerle fin a la amenaza de los bancos "demasiado grandes para quebrar", sin poner en riesgo a los contribuyentes por rescatarlos. Argumenta que no son suficientes los reglamentos y propone fijar requisitos de reservas de capital de acuerdo con el tamaño del banco (atacando de refilón la "ley Dodd-Frank de 2,300 páginas que nadie puede ni siquiera leer, no digamos instrumentar"). Swedroe agrega después: "Habiendo dicho esto, el restablecimiento de la Ley Glass-Steagall debe ser una prioridad. De nuevo, el precio que se paga por poder ofrecer garantías respaldadas por la Corporación Federal de Seguros a los Depósitos, es que los tipos de riesgo que pueden tomar, van a ser limitados. Si no les gustan esas limitaciones, no tomen los depósitos de los consumidores".