Juez Federal clarifica: mi orden de suspensión de las detenciones indefinidas de la NDAA se aplica a TODOS los estadounidenses

9 de junio de 2012

 

9 de junio de 2012 – El pasado 16 de mayo la juez federal de distrito Katherine Forrest, en el caso Hedges vs. Obama en Manhattan, emitió una orden de prohibición preliminar en contra de la aplicación por parte del gobierno de una sección de la Ley de Autorización de Defensa Nacional (NDAA por siglas en inglés). Esa sección de la NDAA permite la detención de cualquier individuo que se considere "apoya" o "está asociado" con terroristas, por el tiempo de duración de las hostilidades militares en curso.

El 25 de mayo, el gobierno presentó una moción de reconsideración, es decir, pidiéndole a la juez que cambiara su decisión debido a importantes hechos o leyes pertinentes que ella no había tenido en consideración en su dictamen. En el proceso normal de presentar argumentos para la moción, los demandantes tenían que presentar una respuesta el viernes 8 a la moción y el gobierno tendría el derecho de replica a los argumentos de los demandantes una semana después.

Sin embargo, el informe del gobierno del 25 de mayo sobre su moción establece de entrada, que el gobierno considera que la orden de prohibición preliminar de la juez se aplica solo a los demandantes individuales en este caso y no de manera general, y que solo se exhorta su aplicación bajo una subsección de la NDAA.

El 6 de junio, la juez Forrest dio a conocer una nueva opinión en relación a la opinión manifiesta del gobierno sobre el alcance de su orden. Primero, afirma lo que estaba implícito en su sentencia del 16 de mayo, en el sentido de que en verdad solo se aplica a la subsección de la NDAA especificada en la queja de los demandantes y en el informe de reconsideración del gobierno, ese en donde se permite la detención de las personas vagamente definidas como que "apoyan" o están "asociadas con" el terrorismo. Después deja en claro que su prohibición se aplica a la detención de cualquier estadounidense a nombre de la NDAA bajo esa subsección, no solo en el caso de los demandantes. El nuevo dictamen explica que "las decisiones de la corte, como es esta Orden de la Corte del 16 de mayo, referida a la aplicación de estatutos que son muy amplios o vagos pueden aplicarse en general; no necesitan estar limitados solo a las partes en la acción". Después de una extensa discusión del caso legal contrario a la perspectiva del gobierno, la juez Forrest concluye: (omitimos aquí las citas del caso del dictamen)

"En suma, si bien es absolutamente cierto como proposición general que una 'medida cautelar debe diseñarse estrictamente para que se ajuste a las violaciones judiciales específicas' y que 'no debe ser más agobiante para los acusados que lo necesario para otorgarle a los demandantes una completa medida cautelar' la prohibición en esta acción es intencionalmente expansiva porque 'las personas cuya expresión está constitucionalmente protegida [y no son parte en el instante del litigio] bien pudieran refrenarse de ejercer sus derechos por miedo a las sanciones penales susceptibles de ser aplicadas a su derecho de expresión protegido'. Esta orden debe eliminar cualquier duda sobre el alcance de la Orden del 16 de mayo".