¿Quien necesita derivados?

10 de junio de 2012

10 de junio de 2012 — La pregunta, "¿Que le haría la Glass-Steagall a las tenencias de derivados?" se escucha tan frecuentemente en los debates sobre el restablecimiento de la Ley Glass-Steagall, que uno se pregunta quien es el que realmente está haciendo esa pregunta.

Un informe sobre las concentraciones globales de derivados, hecho por la firma calificadora Fitch Ratings Services, da una pista.

Parece que 10 bancos en Londres manejan el 47% de los derivados a nivel mundial. Dieciséis bancos con sede en Estados Unidos manejan otro 25% de los derivados a nivel mundial ($290 billones de dólares en valor nominal) y esos 16 tiene el 99.5% de la exposición con instrumentos derivados de los bancos de EU. Seis de ellos —JPMorgan Chase, Citigroup, Bank of America, Goldman Sachs, Morgan Stanley y Well Fargo— tiene un 75% de esa exposición.

En otras palabras, la gran mayoría de los bancos de los 7,500 bancos existentes en Estados Unidos no comercializan, ni prestan o piden prestado nada, o muy poco, con los derivados, aunque "los bancos tienen que tener cobertura" es la consigna del proyecto de ley Dodd-Frank y la Regla Volcker. El fuerte impacto que tendría la Glass-Steagall en limpiar los mercados de los derivados financieros, tendría un efecto muy pequeño sobre las operaciones de la enorme mayoría de los bancos comerciales.