Asia en el centro del nuevo orden mundial, la Organización para la Cooperación de Shangai surge como fuerza mundial

18 de junio de 2012

18 de junio de 2012 — Mientras que Europa continúa desmoronándose, en Asia se está prestando mucha atención a la reciente cumbre de la Organización para la Cooperación Shangai (SCO por siglas en inglés) celebrada en Beijing. La cumbre reunió a los jefes de estado de seis de sus miembros con voz y voto —China, Kazajastán, Kirgistán, Rusia, Tajikistán y Ubekistán— más los altos dirigentes de Afganistán, India e Irán. Mongolia y Pakistán tomaron parte en la cumbre como observadores la semana pasada, en tanto que dirigentes de Bielorusia y Sri Lanka asistieron a la cumbre como socios en el diálogo.

La cumbre no presentó ningún avance revolucionario sino una serie de sólidos logros progresivos sobre las bases ya establecidas hace once años en Shangai. Pero, estando el mundo como está, eso fue suficiente para que un observador imparcial conocedor importante de la organización, dijera:

"No estaría del todo equivocado afirmar que la SCO está contemplando un nuevo orden que reemplace al orden mundial existente anglosajón, que ha dominado nuestro planeta durante siglos... Está claro que China está ejerciendo un papel de liderato mundial". Este fue el comentario del Jefe de Redacción de The Nation de Tailandia, Thanong Khanthong, quien sigue diciendo:

"Los Estados miembros y potenciales Estados miembros de la SCO, como Rusia, China, India e Irán están surgiendo como potencias regionales y mundiales, lo que representa una antítesis al orden existente. Colectivamente, estarían más interesados en crear sus propias perspectivas en vez de hacerle el juego a los planes de Occidente".

"El orden existente evolucionó más espectacularmente después de la Segunda Guerra Mundial bajo las directivas de Estados Unidos y el Reino Unido. Los pilares del orden global actual son las Naciones Unidas, el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, el Banco de Pagos Internacionales, la Organización Mundial de Comercio, la OTAN y otras organizaciones internacionales relacionadas. Como principio rector están el libre comercio, la liberalización, la cooperación y una democracia liberal, para reunir a todas las naciones bajo la 'globalización' ".

"Pero los miembros de la SCO sospechan que la globalización es una treta para imponer una sola moneda mundial, un solo banco central mundial y un solo gobierno mundial bajo el control de la elite global".

"La reunión de la SCO en Beijing se celebró en medio de una coyuntura histórica, ante el orden actual tambaleante. La Unión Europea se está derrumbando ante el peso de la crisis bancaria y el endeudamiento del sector público. Estados Unidos está considerando una nueva ronda de relajación cuantitativa, o impresión monetaria, para apuntalar los mercados financieros y la economía. Prácticamente todas las economías del sector desarrollado sufren trastornos financieros en diversos grados, después de años de burbujas financieras...Y las burbujas tienen que reventar una vez más lo que crea una depresión global. El orden anglosajón considera que un gobierno unimundial y una moneda única mundial es la solución".

"El SCO rechaza esta antítesis de un nuevo orden mundial. Tiene su propia antítesis, aunque el orden mundial de Oriente todavía no está claro. Pero finalmente Oriente está a la altura desafiando a Occidente, que ha dominado al planeta por más de los últimos 400 o 500 años".

Thanong ve el presente, pero solo puede imaginar el futuro como una repetición del pasado.

"En la medida en que Estados Unidos ha iniciado una política de contención de China, estamos a punto de ver un creciente conflicto militar internacional en la región, un retorno clásico a la confrontación total entre Oriente y Occidente, para determinar quien va a gobernar al planeta en los próximos siglos venideros".

En realidad, si la especie humana ha de sobrevivir, tiene que ser la humanidad como tal, la que gobierne este planeta y este sistema solar, "en los próximos siglos venideros".