Stockton, CA, pudiera declararse en quiebra esta semana; Obama destruye las ciudades y los estados

25 de junio de 2012

25 de junio de 2012 — Stockton, California, la ciudad con la segunda tasa más elevada con embargos hipotecarios en la nación y una tasa oficial de desempleo de 18.6%, pudiera declararse en bancarrota el miércoles 27 de junio, lo que la convertiría en la quiebra oficial más grande de una ciudad en la historia de Estados Unidos. La quiebra de Stockton, paralelo al derrumbe de varias otras ciudades y los enormes déficit presupuestarios de buena parte de los estados de la nación, representan la destrucción del sistema económico físico de Estados Unidos junto al sistema financiero, a manos de Nerobama.

Stockton, una ciudad portuaria ribereña en el Valle Central de California, con una población de 290,000 habitantes, históricamente ha sido una ciudad agrícola, pero se "diversificó" en el período de 1980-2005 y desarrolló un mercado de bienes raíces "al rojo vivo". Con el estallido de la burbuja de bienes raíces, se desplomaron en más de un 40% los precios de las viviendas y Stockton sufrió una tasa oficial de embargos hipotecarios del 7.1%, lo que significa que 1 de cada 140 hogares está en juicio hipotecario, la segunda tasa más elevada en la nación. Como parte de la depresión nacional, se contrajeron los ingresos de la ciudad. En los últimos años, Stockton ha reducido drásticamente su fuerza policial en 25%, su departamento de bomberos en 30% y todos sus otros servicios en más de un 40%.

Sin embargo, no es de sorprender, todo esto no sirvió para nada. Stockton tiene un déficit presupuestario de $26 millones que se vence en una semana. Por ley, los gobiernos estatal y de la ciudad están obligados a presentar para el 1 de julio un presupuesto equilibrado. Stockton está también en incumplimiento sobre su deuda, y en marzo, Wells Fargo Bank presentó una demanda en contra de la ciudad por no haber cubierto los casi $800,000 en pagos de intereses del mes anterior sobre los $32,8 millones en bonos. Bajo una nueva ley del estado de California, Stockton ha sostenido negociaciones con sus acreedores y sindicatos de trabajadores en un intento por encontrar una solución antes de declararse en quiebra; sin embargo, el gerente de la ciudad Bob Deis afirmó que Stockton podría declararse en quiebra bajo el Capítulo 9 para el 27 de junio. Como resultado de esto, Stockton no solo dejaría de pagar parte de sus bonos sino que, más ominosamente, algunos en el gobierno de la ciudad están presionando para que, después de un año de "gracia", se eliminen las prestaciones de salud para los empleados de la ciudad.

Mientras tanto, las políticas económicas de Obama han destruido la ciudad de North Las Vegas, Nevada, la cuarta ciudad más grande del estado, con una población de 230,000 habitantes. A partir del 2007, los ingresos de la ciudad se desplomaron en un 63%, a $298 millones este año. Durante este tiempo, 3,000 empresarios abandonaron la ciudad. Recientemente, el gobierno de la ciudad declaró a North Las Vegas en estado de desastre, en un intento erróneo por hacer que los trabajadores de la ciudad pagaran, desbaratando sus contratos colectivos.

Simultáneamente, en 2011, la ciudad de Harrisburg, Pennsylvania, intentó acogerse al Capítulo 9 de quiebras, pero fue bloqueada por un juez del juzgado sobre bancarrotas y en vez de esto se le sometió a una administración judicial del Estado de Pennsylvania. El año de moratoria que se le dio a la presentación de quiebra de Harrisburg, vence el 1 de julio y esa crisis podría calentarse de nuevo.

Sería imposible pensar que uno pudiera resolver estas crisis dentro de los límites de los gobiernos estatales o locales. Solo la adopción de la lucha de tres puntos que plantea LaRouche PAC —el restablecimiento de la ley original Glass-Steagall, NAWAPA XXI, y la creación de un sistema de crédito nacional— le daría a nuestra nación las armas para enfrentar la realidad.