Al hablar del narcotráfico, piensen en la Compañía de Indias Orientales, dice el ex director antidrogas de la ONU, J.M. Costa

11 de julio de 2012

10 de julio de 2012 — El ex director de la Oficina antidrogas de la ONU (UNODOC, por sus siglas en inglés) Antonio María Costa, soltó una bomba durante su conferencia el pasado 2 de julio en el Real Instituto de Relaciones Internacionales (Chatham House) uno de los centros de peritos más prominentes del imperio británico. Costa atacó de frente la campaña a favor de la legalización de las drogas, y dijo que la legalización tendría los mismos resultados que la única legalización de las drogas en la historia, la Guerra del Opio de los británicos en contra China a fines del siglo 19.

Costa alertó repetidas veces que la evidencia que iba a presentar "le va a doler a algunos miembros de este público" y luego pasó a caracterizar la avaricia criminal de la Compañía de Indias Orientales, y de la actual "coalición de banqueros, inversionistas privados y empresarios capitalistas", que están impulsando la legalización de las drogas. Concluyó señalando el escándalo en Estados Unidos de los cientos de miles de millones de dólares de dinero del tráfico de cocaína que lavó el Banco Wachovia, y que "a pesar de las evidencias, no hubo acusación, no se arrestó a nadie, nadie fue a la cárcel".

Este encubrimiento, tal y como informó EIR, fue orquestado en el 2010 por el gobierno de Obama, el Procurador General de Estados Unidos, Eric Holder, y su principal asistente, Lanny Breuer. El enorme flujo de lavada de dinero de las drogas que se documentó en el caso del Banco Wachovia es el centro del escándalo en torno a la operación ilegal del gobierno de Estados Unidos para enviar armas a los carteles de la droga en México, identificada como "Operación Rápido y Furioso".

Estos son extractos importantes de la transcripción del comentario de 9 minutos de Antonio María Costa, el 2 de julio en la Chatham House:

"Es necesario reorganizar la política contra la drogas para ponerle freno al crimen, pero, no se puede hacer sobre la base de un argumento simplista, como legalizar las drogas y el crimen va a desaparecer. Luchar contra el crimen legalizando las drogas tendrá como consecuencia una epidemia de drogas, y puedo probar este punto basándome en evidencias históricas, aun cuando eso le va a doler a algunos miembros de este público. La presión para legalizar las drogas viene de diferentes fuentes, algunas de ellas inocentes bien intencionadas que yo respeto, otros peligrosos especuladores. Le temo a estos últimos, le temo en particular a la coalición de banqueros, inversionistas privados, empresas capitalistas, compañías farmacéuticas y similares, que a espera de la legalización de las drogas, están invirtiendo enormes cantidades de dinero para desarrollar marcas comerciales de estupefacientes, así como han hecho las compañías de tabaco por años. Sería perjudicial para la sociedad si la revaloración de la política sobre las drogas, y cosas de ese tipo, llevaran a reemplazar a las mafias traficantes de drogas con capitalistas de las drogas, de tal manera que llevaría a la privatización de las ganancias de los inversionistas, y a la socialización de los costos en la salud.

"Pero antes dije, la evidencia histórica me ayudaría a probar que la legalización de las drogas traería como consecuencia una epidemia de drogas y dije, aunque esto le dolería a algunos miembros del público. Definitivamente la historia ha mostrado que la avaricia de los inversionistas puede ser dañina, y tan dañina como las armas de fuego de las mafias. Piensen en la Compañía de Indias Orientales que por más de un siglo hizo enormes cantidades de dinero envenenando con opio a los chinos. Ese primer y único caso de legalización de las drogas hasta ahora no puede y no debe repetirse. La tragedia de la legalización de las drogas que le fue impuesta a China por países de Occidente, en especial éste país, al final de las Guerras del Opio, hace que lo que está sucediendo en México y Guatemala hoy se vea pequeño, y lo que las autoridades mexicanas están haciendo tiene todo mi respeto. Más de 20 millones de personas murieron en China, envenenados por el opio que nosotros les forzamos a tomar, en comparación a las 60.000 muertes en América Central hoy".

Y para concluir con el Wachovia, dijo:

"Segundo, las medidas contra el lavado de dinero de las drogas. Piensen en el Banco Wachivia de Nueva York al cual agarraron, no hace mucho, después de la crisis, reciclando, escuchen la cantidad, 480 mil millones de dólares de dinero de las drogas proveniente de México, si miles de millones de dinero de las drogas. A pesar de esa evidencia, no hubo acusación, no arrestaron a nadie, nadie fue a la cárcel. Los países deben seguirle la pista al dinero para ponerle freno al poder económico de los carteles.

"Tercero, tenemos que obligar a las instituciones financieras a limpiar su hoja de balance de los valores sangrientos. En el momento de la iliquidez de la crisis, y la secuela de la crisis financiera, demasiados bancos recibieron con agrado dinero de las drogas, y todavía lo hacen. La confiscación de activos, que fue mencionada por el embajador anterior, tiene que ser drástica. Y no lo es".

"Y para finalizar, y estas serán medidas de muy largo plazo, hay que promover el crecimiento económico y la creación de empleos, en especial en las comunidades en las que jóvenes pobres son atraídos por el narcotráfico".